Por la redacción

El texto Género y Sociedad, encrucijadas teóricas para el cambio, compilación de Clotilde Proveyer Cervantes y Magela Romero Almodóvar, viene a llenar otro de los vacíos del enfoque de género en la Universidad cubana.

Como se plantea desde su presentación, es una herramienta para “identificar, cuestionar y denunciar la discriminación, desigualdad y exclusión de las mujeres, que se pretende justificar sobre la base de las diferencias biológicas entre ambos sexos”.

El volumen, de la Editorial Félix Varela, es el segundo pensado y materializado para la asignatura Sociología de Género, impartida como optativa en el curso diurno de la carrera de Sociología, en La Universidad de La Habana.
Pero no solo está orientado al alumnado que se acerca por vez primera a este prisma del pensamiento; sino a todos los públicos interesados en aprender, o para quienes ya conocen del tema. De ahí que, además de obedecer a los asuntos que toca la asignatura en cuestión, responda a temas de la agenda nacional.

Uno de los logros del libro es que, desde el título, anuncia una certera interrelación entre la parte de teoría clásica del feminismo y su contextualización en la sociedad cubana de hoy.

Es así que propone dos partes: Teoría de género. Contribuciones desde el feminismo; y Estudios aplicados a las relaciones de género y las inequidades.

En la primera de ellas, las autoras hacen resumen de las precursoras de la teoría feminista, las desigualdades de género en salud y la pobreza; la economía de género; y el marxismo y el feminismo.

Sacan a la luz reflexiones de Mary Wollstonecraft, Simone de Beavoir, Kate Millet, Virgina Woolf, Silvia Plath, Joan Scott, y ponen al lector a dialogar con estos contextos del feminismo y los hechos que vivimos hoy.

Más adelante, en la lectura llegan ensayos que apuntan todos a una realidad tangible, pues en su mayoría se basan en estudios de caso.

Y aunque la lectura puede ser espontánea, resulta de gran valía interiorizar primero las páginas que aportan saberes sobre la ilustración feminista, la Política sexual (de Kate Miller), el sistema sexo- género…, para luego entender, en toda su complejidad, la transversalización del enfoque de género en la Educación Superior (a partir de la experiencia de la carrera de Sociología en la Universidad de La Habana); la violencia de género en la realidad nacional; el tratamiento legislativo de las relaciones paterno- filiales en el país; el género y la orientación profesional y la política de empleo en Cuba.

El texto, en su carácter primario asociado a la docencia, intenta visibilizar problemáticas escasamente abordadas por la producción científica territorial y dar voz a las fuentes clásicas del feminismo, a las que no siempre se accede con facilidad.

Por su parte, las autoras que integran la compilación resultan una muestra de la interdisciplinariedad tan oportuna en los análisis de género. Ellas son sociólogas, economistas y filósofas, quienes regalan su experticia a las nuevas generaciones de profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *