Por la redacción

El espacio Jóvenes a debate, que convoca la Embajada de Noruega tuvo lugar este jueves 7 de marzo con el tema «Género y sociedad: ¿cómo afrontar los desafíos actuales en Cuba y Europa?» El encuentro reunió a jóvenes cubanos y de otras naciones que, desde sus prácticas, experiencias y profesiones –y a propósito de la cercanía del Día de la Mujer- discutieron sobre los principales retos para la equidad de género en la actualidad.

Un primer momento estuvo a cargo de la periodista Mirta Rodríguez Calderón, promotora de alianzas entre mujeres comunicadoras de Ecuador, República Dominicana y Cuba y de la abogada y especialista en género y migración Katia Gato. Ambas ponentes se centraron en exponer ejes esenciales que dan forma a la problemática: la falta de conciencia; la necesidad de centrarse en lo mucho que aún queda por hacer; la pertinencia de valorar el tema en su interrelación con diversas crisis y fenómenos como son la pobreza, las guerras, las migraciones y en su intersección con otras desigualdades. Katia Gato hizo énfasis especial en las complejidades que enfrentan las mujeres que emigran, entre las que resalta su condición de receptoras de trabajo doméstico, en la mayoría de los casos.

El debate que siguió a las exposiciones fue diverso, tanto como el auditorio. Resaltaron como elementos que están incidiendo de forma negativa en el tema: la naturalización de la violencia de género por parte de mujeres y hombres; el reforzamiento de la masculinidad a través de prácticas de violencia; las múltiples tergiversaciones que han sufrido las teorías feministas; el piropo como manifestación de violencia, la falta de confianza en el sistema de instituciones que deben atender a las víctimas; la carencia de estadísticas que permitan caracterizar el fenómeno y otros.

Jóvenes a debate. Fotos: Kenia Méndez Mederos.
Jóvenes a debate. Fotos: Kenia Méndez Mederos.

En relación con las desigualdades de género en el espacio laboral, los participantes identificaron los emprendimientos como oportunidad para muchas mujeres que han comenzado a decidir por sus vidas, sus negocios y su futuro al tiempo que alertaron sobre el carácter sexista de los patrones de contratación que están asumiendo algunas de las iniciativas del sector privado.

Influir desde la educación formal y no formal, trabajar en función de leyes específicas que protejan a las mujeres de violencia, sensibilizar e involucrar a los medios de comunicación, crear espacios colaborativos y de debate para tratar el tema y evitar los mecanismos y procesos de revictimización son algunas de las acciones propuestas para avanzar en función de soluciones. La desigualdad de género como problemática necesita de una atención articulada e integral, en la que cada cual tome parte desde su espacio; fue la premisa que esta vez se llevaron las juventudes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *