Lunes, 08 Enero 2018 17:16

Nilda: es un placer sembrar y compartir

Por  Dayneris Mesa Padrón

Nilda es una mujer que resume el concepto de altruismo, desinterés y amor por los demás.
Es de esas personas inquietas, que no para de hacer, o al menos de pensar en hacer cosas nuevas. Y porque no conoce de egoísmo cada proyecto suyo va acompañado de una estrategia para el bien de la comunidad. Precisamente en servicio de esta pone todo lo que cosecha y prepara en su casa.
Su empeño se encamina porque hombres y mujeres de su entorno reciban y den lo mismo; así vivirán en un mundo mejor.
Parte de esta manera de pensar y de proyectarse, Nilda la ha adquirido en el Centro Lavastida de Santiago de Cuba, donde el programa enfocado en los temas de género cobra especial significación.
¿Cuánto ha determinado esta cercanía con el Centro en tu forma de intercambiar con los demás?
"Soy miembro del centro Lavastida desde el año 2003 como facilitadora en un curso de conservación de alimentos. Siempre digo que en mi vida este acercamiento a la institución ha significado un antes y después.
"El centro nos ha capacitado en muchas cosas, pero el más fuerte es el tema de género, que lo han insertado como un eje transversal en la política y en todas las temáticas. Nos ha abierto ese diapasón, porque en este país el machismo está arraigado y nosotras lo tenemos que hacer todo en la casa.
"Al principio fue difícil para mi esposo y para mí desarraigarnos de todos esos tabúes, pues procedo de una familia tradicional, de corte católico y españoles emigrantes.
"Empecé como facilitadora de conservación y luego me inserté en la sensibilización de permacultura. Además, soy profesora de Matemáticas de la Universidad de Oriente, colaboro con los especialistas en monitoreo a proyectos y diagnósticos a proyectos".

¿Qué llama más tu atención en cuanto a los temas de género tratados por el Centro?
"El empoderamiento, porque hay roles que nosotras hemos asumidos y nos damos cuenta que no debe ser así y eso ha servido para liberarnos y ser más libres, más seguras.
"En mi familia el cambio ha sido con mi esposo, mi hija, mi madre; ha sido radical. Nadie cuestiona lo que uno hace, se suman criterios, opiniones; si voy al campo todo el mundo va al campo y quien se queda prepara el café, hace la merienda.
¿Qué impactos ha tenido este enfoque en tu vida?
"Económicamente dispongo del dinero junto al de mi esposo y colegiamos en la familia, pero no hay economía que sea de una persona ni solo una es quien decide.
"Del proyecto saco beneficios económicos porque no tengo que comprar vegetales, viandas, condimentos; tengo biodigestores que me dan el gas para la casa; sé conservar alimentos y tengo un estante lleno de ellos.
"He sacado cálculos y en el año he llegado a 30 mil pesos en concepto de viandas, vegetales, condimentos y la electricidad. No es mi objeto social vender, yo comparto al Centro o lo dono.
"Sembrar para mí es un placer y lo comparto con quienes lo necesitan y las personas cuando lo precisan, vienen a mí. Esa es otra cosa que nos enseña el Centro, a tener ese espíritu de ayuda hacia los demás. Quisiera que todo el mundo fuera y sintiera lo que siento como mujer.
"Dentro de las capacitaciones del Centro fue curioso que en los talleres tuve a mi madre y todo el mundo se alarmaba pues en vez de la mayor enseñar a las más joven fue al revés, y la más joven enseñó a la más vieja. Hoy ella es mi mano derecha, la que me ayuda en las conservas y todo lo que hacemos".
Aunque Nilda admite el cambio en su vida y la impronta del centro en muchas personas cercanas, refiere detalles que no pueden dejarse a un lado. Cita, por ejemplo, la urgencia de continuar con las capacitaciones de género para todas las personas, miembros de la familia, y sobre todo para quienes son líderes entre sus comunidades. Asimismo, destaca las manifestaciones de violencia que muchas veces son considerables en la zona oriental y cómo el Centro, y las personas que se relacionan con él, tienen la obligación de revertirlas.

Visto 80 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.