Miércoles, 24 Mayo 2017 19:51

Eternizando cada momento

Por  Dayneris Mesa Padrón

Bárbara Marilyn Abreu es una mujer de Jagüey Grande asociada al Proyecto de Mujeres Fotógrafas. Gracias a los conocimientos adquiridos en los talleres de fotografía provistos por OAR, se prepara para lanzar su negocio y alcanzar la independencia económica.

Bárbara Marilyn Abreu Torres tiene 44 años, una hija de 14 y muchos sueños por cumplir.
El arte es algo presente en su vida desde muy joven. Durante 10 años trabajó en la Casa de Cultura de su territorio y luego pasó a laborar en la librería municipal. Por eso enseguida se vinculó con la galería de arte y, más tarde, con los proyectos que esta promueve.
Bárbara mira con nobleza. Es una mujer recogida, esquiva. Sin embargo, ni su personalidad tímida, ni sus manos notablemente dañadas por la artrosis impiden que cargue con una cámara de fotos profesional, la sostenga fuerte y con ella participe en todas las actividades de la comunidad, en aras de documentar la memoria gráfica.
Su faceta como fotógrafa ha significado un despertar en la vida de esta mujer de Jagüey Grande; y todo gracias a una iniciativa que propuso en los albores del evento anual Mujeres, que desarrolla la galería de la zona, con acompañamiento del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR).

"Cuando comenzó, yo estaba desvinculada del trabajo, era ama de casa. Mi amistad con Lilia María Lorenzo, coordinadora del proyecto y directora de la galería, empujó mi acercamiento.
"Para la inauguración de la primera edición le propuse hacer un video con fotos que ilustraran a las de mujeres de la localidad. Entonces salí en bicicleta con una pequeña cámara que tenía y en pocos días comencé a armar aquello.
"Fui a las fábricas, los organopónicos, instituciones de salud..., hasta lograr fotos de todas mujeres del municipio: religiosas, trabajadoras de comunales, maestras, jóvenes, niñas...
"Presenté esta iniciativa para amenizar la actividad y de ahí surgió la idea de hacer alguna preparación para las mujeres con ciertas aptitudes o intereses por la fotografía. Rápidamente, con el apoyo de OAR, se concretó el primer curso de fotografía para mujeres de Jagüey Grande".
Con cámaras profesionales provistas por OAR, varias mujeres jagüeyenses acceden a clases teóricas y prácticas sobre fotografía, impartidas por profesionales del medio. Según los intereses particulares se refuerzan los conocimientos, las técnicas y los secretos de lidiar con la lente.
Después de los distintos módulos de aprendizaje, muchas de las participantes han incursionado en diversas exposiciones y competencias, como los Salones de Arte Mujeres, de Jagüey, y otros concursos de género promovidos por Circuito Líquido.
La convocatoria para incorporarse al proyecto de Mujeres Fotógrafas y recibir conocimientos de fotografía es libre para las interesadas y se hace pública en los distintos espacios de comunicación del municipio matancero.
"Antes de vincularme con esta iniciativa, como el resto de mis compañeras, hacía fotos con una camarita sencilla, sin muchas complejidades. Tampoco tenía una noción clara de ninguna técnica. Solo obturaba por intuición y muy suscrita a lo que quería transmitir, sin vacilar en las formas que podía explotar para darle mayor sentido a mis mensajes.
"Gracias a estas clases adquirimos una visión más profunda de lo que es la imagen, la composición... de todos los elementos que refuerzan tanto la parte formal, como la parte conceptual del género fotográfico. Y eso es muy valioso, pues nos abre un amplio espectro de significados a la hora de concebir y proponer una imagen, sobre todo de aquellas relacionadas con el género, la equidad social, la liberación de las mujeres".
Además de los trabajos enfocados en los temas de género, que resultan obligatorios para el quehacer de estas mujeres creadoras, muchas de ellas, como Bárbara Marilyn, recogen cuanto puede de la memoria histórica del pueblo. Por eso siempre están presentes en cada actividad orquestada, ya sea política, cultural o de otra índole.
"El proyecto nos facilita cámaras que podemos usar para nuestros intereses profesionales y nos la rotamos entre las mujeres vinculadas a él. Intentamos recoger las memorias de todas las actividades que se hacen en el pueblo, pues así las generaciones por venir pueden conocer cómo éramos, qué hacíamos... Entre mis intereses no excluyo ningún tema. Hasta lo más insignificante me llama la atención y en ello veo una lectura y una posible foto.
"La apreciación de las personas cambia los puntos de vista en cuanto a uno u otro fenómeno, por eso no desecho ningún tema, evento o persona para fotografiar, pues pienso que así pudiera llamar la atención, cambiar significados, interpretaciones...
"La fotografía es una herramienta impresionante para hacer perdurar los momentos, los lugares, las emociones, para hacer que las cosas sean eternas".

Visto 50 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.