HISTORIAS COTIDIANAS (57)

Para Flavia, trabajadora por más de 30 años de la UEB Industrias Locales de Baracoa, lo más apasionante en su vida ha sido, y es aún su trabajo. Considerada por la empresa la trabajadora más innovadora y valiosa se encarga hoy de diseñar nuevos modelos de artesanía y enseñarlos a las nuevas generaciones de artesanas que se incorporan a este trabajo en la UEB. Al inicio de su vida laboral solo se desempañaba en la costura pero, por emergencia, tuvo que iniciarse en la artesanía topándose así con la pasión de la creación. Hoy, por demás, es una fiel impulsora de la autogestión empresarial e incita a sus aprendices a hacer uso de los recursos naturales para cumplir, y sobrecumplir cuando se puede, los planes mensuales de producción.

La mole de hierro a la cual esta mujer se enfrentó un día, por primera vez, permanece intacta en su memoria. No habla solo de torres, antenas, cables y equipos de transmisión de señales, sino de los impedimentos que sorteó para tomar decisiones de cara a brigadas de hombres nunca antes dirigidos por una mujer.

Hoy, tras un mar de papeles, recorridos en preparación, listas de cifras y tareas por organizar, o reuniones que esperan por su presencia, Caridad Fresneda Casanova, directora de Inversiones del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones de Cuba, recuerda sus inicios con cierta nostalgia, pero solo porque quisiera volver a vivirlos con la lozanía de los 24 años de entonces.

La Habana, agosto (Especial de SEMlac).- No aparece en las cuentas nacionales ni consta como sector de empleo en las estadísticas. Sin embargo, el trabajo doméstico se hace a diario dentro del hogar, aunque no se paga y pocas personas reparan en él.
Por si fuera poco, quienes lo realizan son, en abrumadora mayoría, las mujeres, y pocas veces se consideran a sí mismas trabajadoras, porque no reciben paga ni vacaciones.

Miércoles, 29 Mayo 2013 19:33

Mujeres: ¿capaces o bellas?

Por

 

...Tienes que sobreesforzarte para que dejen de verte como mujer atractiva y te valoren por tu capacidad

(38 años, directiva)

¿Cómo comprender que una mujer, además de bella, es inteligente? ¿Por qué la primera característica es esperada y la segunda resulta sorpresiva?

La entrada de las mujeres al espacio laboral y su destacado papel en la sociedad suponen una de las mayores conquistas del siglo pasado, pues el poder, la inteligencia y la eficacia han sido elementos asociados, históricamente, al mundo de los hombres, así como todo lo concerniente al espacio público.

Sobre las mujeres han pesado exigencias en torno al hogar, a la educación de los seres humanos, al cuidado de hijas, hijos, esposo, personas ancianas y enfermas. Aun cuando en la actualidad este escenario ha cambiado, el servir a los otros continúa siendo su misión, incluyendo ser objetos de belleza para la satisfacción de los hombres.  

La inserción creciente de las mujeres al espacio público, mediante el trabajo remunerado, constituye un hecho cada vez más global. En Cuba, impulsada esta realidad a partir del triunfo revolucionario, aparece igualmente como un hecho naturalizado, obvio: las mujeres trabajan también fuera de casa, tienen sentido de vida laboral, hacen carrera profesional, aportan a la economía familiar y en no pocos casos son sus principales sostenes; ocupan puestos de responsabilidad.