HISTORIAS COTIDIANAS (54)

En el sistema patriarcal las mujeres tienen mandatos específicos: ser madres, esposas y amas de casa. Estos las posicionan especialmente como seres de y para otros. Es esta una condición de género que comparten las mujeres en el sistema de organización social y política patriarcal, aunque es experimentada de manera particular para cada una de ellas dada su situación específica de vida (psicológica, nacional, familiar, profesional y sus relaciones interpersonales).

La Habana, septiembre (Especial de SEMlac).- La apertura de nuevas modalidades de empleo independiente en Cuba y la flexibilización de sus normas desde 2010 ha despuntado la creatividad en los negocios privados, que poco a poco le cambian el rostro a las ciudades de la isla. Aunque minoritarias en esta modalidad laboral, no faltan mujeres con experiencias valiosas al emprender pequeñas empresas.

Así sucede con la arquitecta Inger Ponce de León, la diseñadora Patricia González Rodríguez y la artista plástica Ana María Padrón, quienes desde mediados de 2012 mantienen un restaurante vegetariano, ubicado al oeste de la capital cubana.

Para Flavia, trabajadora por más de 30 años de la UEB Industrias Locales de Baracoa, lo más apasionante en su vida ha sido, y es aún su trabajo. Considerada por la empresa la trabajadora más innovadora y valiosa se encarga hoy de diseñar nuevos modelos de artesanía y enseñarlos a las nuevas generaciones de artesanas que se incorporan a este trabajo en la UEB. Al inicio de su vida laboral solo se desempañaba en la costura pero, por emergencia, tuvo que iniciarse en la artesanía topándose así con la pasión de la creación. Hoy, por demás, es una fiel impulsora de la autogestión empresarial e incita a sus aprendices a hacer uso de los recursos naturales para cumplir, y sobrecumplir cuando se puede, los planes mensuales de producción.

La mole de hierro a la cual esta mujer se enfrentó un día, por primera vez, permanece intacta en su memoria. No habla solo de torres, antenas, cables y equipos de transmisión de señales, sino de los impedimentos que sorteó para tomar decisiones de cara a brigadas de hombres nunca antes dirigidos por una mujer.

Hoy, tras un mar de papeles, recorridos en preparación, listas de cifras y tareas por organizar, o reuniones que esperan por su presencia, Caridad Fresneda Casanova, directora de Inversiones del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones de Cuba, recuerda sus inicios con cierta nostalgia, pero solo porque quisiera volver a vivirlos con la lozanía de los 24 años de entonces.

La Habana, agosto (Especial de SEMlac).- No aparece en las cuentas nacionales ni consta como sector de empleo en las estadísticas. Sin embargo, el trabajo doméstico se hace a diario dentro del hogar, aunque no se paga y pocas personas reparan en él.
Por si fuera poco, quienes lo realizan son, en abrumadora mayoría, las mujeres, y pocas veces se consideran a sí mismas trabajadoras, porque no reciben paga ni vacaciones.