HISTORIAS COTIDIANAS (63)

La introducción de los temas de género en el ambiente médico cubano suele asociarse con los asuntos de la sexualidad y la reproducción. Esta proyección, sin lugar a dudas, representa un avance en la transversalización del enfoque de género en las distintas áreas de las ciencias; sin embargo, refuerza los criterios y la mirada reduccionista a las diferencias biológicas y sociales de las mujeres, tomando como referencia solo un aspecto de la salud.
La doctora Damaris Hernández Veliz, subdirectora de asistencia médica del Instituto Nacional de Cardiología, en La Habana, desarma estas tendencias, mientras encabeza una investigación que propone el estudio de las diferencias entre hombres y mujeres, pero esta vez en la cardiopatía isquémica y el síndrome coronario agudo.
Este proyecto patentiza una de las líneas de investigación sobre los padecimientos cardiovasculares existentes en la institución médica, e incluye dos tesis de pregrado realizadas, una de maestría en discusión, y un futuro trabajo de doctorado.
Dado que la aterosclerosis es una de las principales causas de muerte en los países occidentales, y que en Cuba cada vez se registran más mujeres menores de cincuenta años de edad con enfermedades asociadas a este mal, resulta vital una indagación como la que propone la doctora Hernández Veliz.
La profesional de las ciencias médicas resalta que se trata de un trabajo arduo, largo y de equipo, que puede arrojar muchas luces en cuanto al diagnóstico, tratamiento y prevención de estas afecciones, sobre todo en la población femenina. A propósito, resalta el hecho de que en otras partes del mundo muchos estudios obvian la pesquisa en sujetos femeninos.

Lunes, 19 Diciembre 2016 16:08

Margarita, rompiendo los moldes

Por

Margarita es una mujer solitaria, pero siempre está rodeada de personas. Tiene una extensa familia, de esa que se adquiere por el cariño y a veces tiende lazos más fuertes que los de la sangre. Tiene también muchos conocidos, amigas y hasta seguidores.
Margarita es una mujer normal. No es actriz, figura pública, política, maestra... Es una mujer de pueblo, de 60 años de edad.
Sin embargo, su manera de enfrentar la vida, de verla y de vivirla, la convierten en un ser extraordinario. Y como todo lo "diferente" genera siempre criterios a favor y en contra, esta señora ha sido diana de alabanzas y víctima de estereotipos con la misma intensidad.
A Margarita nunca le interesó tener hijos. Ni siquiera es un tema que se reproche o saque de vez en cuando. Crió y educó a su ahijado como propio y canaliza ese "amor maternal" a través de él y de todos los chiquillos y chiquillas que se le pegan por el barrio. Ciertamente, es amorosa, particularmente con los infantes, que la llaman tía, abuela y le suman miembros a esa familia postiza que, una vez adquirida, nunca más se va.
Esa decisión de compartir la vida con muchos seres humanos, desde una postura individualista, reafirma la característica distinta de esta mujer. No es huraña, ni antisocial, todo lo contrario; aun así, paredes hacia dentro prefiere convivir consigo misma.

Domingo, 30 Octubre 2016 20:57

Emigrar: el doble costo

Por

La emigración, como proceso personal, resulta una de las experiencias más desgarradoras que viven los seres humanos. No hablamos de la migración de grupos de personas buscando mejores tierras para asentarse o desarrollar sus comunidades, como lo enmarca la historia. Hablamos de la renuncia, del desapego obligado, del olvido...
En medio de estos procesos de "mudanza", se encuentran muchas mujeres. Ellas, marcadas por roles estereotipados de la familia, núcleo afectivo del hogar... cargan con sus historias a crearse nuevos contextos y aprender a vivir en ellos. Y aunque la mayoría debe concentrarse en lograr la meta planteada con esta variación de su situación geográfica (que casi siempre alude a mejoría económica), algunas optan por exprimir el jugo de las nuevas condiciones; emprenden planes nuevos o les dedican todas las ganas a los existentes.
Sandra Álvarez, activista feminista y antirracista, si bien era conocida en Cuba por su labor inclusiva y los textos publicados en su blog Negra cubana tenía que ser, desde su asentamiento en Alemania promueve, con más énfasis, sus posturas a favor de la igualdad, y concreta proyectos como el Directorio de Afrocubanas.
Sobre este doble rasero de la emigración conversa ahora.

Lunes, 26 Septiembre 2016 17:31

Por una fotografía inclusiva

Por

Las artes plásticas, por lo general, han revelado a las mujeres más como modelos que como creadoras. Sin bien la historia recoge a muchas figuras femeninas que marcaron un aparte en su época, fueron y siguen siendo los hombres quienes dominan en tales campos.
Desde hace algunas décadas, en tanto, el mundo de la visualidad experimenta un auge de mujeres artistas, quienes proponen miradas muy interesantes sobre temas vinculados con el género.
Ained Cala se incluye en este grupo. Su quehacer como fotógrafa descubre temas polémicos y susceptibles de la realidad cubana, tales como la diversidad sexual.
En las fotografías que propone esta muchacha, tanto las de carácter documental como las de estilo conceptual, destacan esos argumentos casi invisibles, que fuertemente sustentan exclusiones y marginación.

Viernes, 26 Agosto 2016 17:11

Altruistas de tiempo completo

Por

Mientras la mayoría de las personas que emigra de Cuba exprime el tiempo todo lo que puede para ascender económicamente y encontrar su lugar en esa otra realidad , algunos hombres y mujeres aprovechan su nuevo comienzo para encausar sus vidas en distintos sentidos.
Ya sea por azar o por elección, hay seres humanos que disfrutan empleando sus horas y recursos para el bien de los demás.
Anisleidy Martínez Fonseca, una cubana que vive en Holanda desde el año 2009, ha encontrado en su camino la senda del altruismo y no lo ha pensado dos veces antes de transitarla.
De conjunto con Paulien Bakker y Anaïs López, emprendió un proyecto de documental en un orfanato de Ruanda. Los lazos que allí establecieron las jóvenes traspasaron los roles profesionales, implicando cada vez más su desenvolvimiento personal.
Entonces surgieron retos para elaborar vías diferentes y oportunas de colaborar con aquella comunidad infantil. Encontrar a la madre de dos de los niños, recaudar fondos para mejorarles las condiciones de vida a los infantes, mostrarle atisbos de que el mundo es hermoso y vale la pena luchar por él, fueron algunas de las metas que estas chicas se plantearon, y lograron.
Sobre esta sentida experiencia conversa Anisleidy Martínez Fonseca con SEMlac.