Cubanas jóvenes y mayoritariamente blancas muestran su figura tras un ajustado traje de baño o vestido de noche. Estas imágenes anuncian cafeterías, negocios de lavado de autos, bares y restaurantes que florecen en La Habana.
“Lamentablemente, la mayor parte de la comunicación que he visto con la intención de promover determinados tipos de trabajo por cuenta propia sigue siendo muy sexista”, declara a SEMlac Isabel Moya Richard, doctora en ciencias de la comunicación.
La reforma económica emprendida por el gobierno cubano promueve la creación de negocios privados y algunas cooperativas en el sector de los servicios, principalmente.
Frente a la competencia, los diversos emprendimientos buscan apoyo promocional en varios negocios de impresión y estudios fotográficos, actividades aprobadas para ejercer por particulares. La publicidad en los medios nacionales, de propiedad estatal, es limitada y en el caso de la televisión está prohibida.
Los principales soportes publicitarios para los nuevos negocios privados son carteles, pegatinas, anuncios en páginas web y en el Paquete Semanal, una compilación digital que circula de manera informal e incluye un terabyte de contenidos diversos, entre ellos varias revistas hechas en Cuba y sin registro oficial en el país.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Viernes, 21 Agosto 2015 21:04

La médica de mi policlínica

Como en todos los campos de la vida, en la Medicina el lenguaje de género también tiene su historia. Recientes, controversiales, establecidos, disputados, luchando aún por hacerse de un lugar, andan vocablos como médica, que casi parecieran una profanación en la boca de quienes se aventuran a decirlos, aunque ahora esta versión de Microsoft Word (sabrá la Informática por qué razón), ni siquiera la señale como incorrecta. Pero preferimos decirle doctora a esa profesional de la salud que nos atiende.
Y hasta los objetos inanimados llegan los prejuicios cuando decidimos decirle policlínico a esa instalación que nos espera en la esquina y que la literatura especializada aprobó hace buen tiempo en su versión femenina.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Viernes, 22 Mayo 2015 15:47

¿Hasta dónde conquista el lenguaje?

Como la excusa de los cobardes que prefieren no intentarlo porque solo ven el lado oscuro del asunto, me esgrimen los incrédulos (casi siempre, y curiosamente, hombres) que no se puede llegar a ninguna conquista desde el lenguaje de género.
Como heroínas aferradas a las causas que parecen perdidas, nos defendemos las que apostamos por comenzar a ganar la batalla desde el modo en el que hablamos (casi siempre, curiosamente, arriesgan por ello las mujeres).
Aquellos siguen defendiendo que este pequeño cambio no marcará la diferencia; nosotras, en cambio, decimos que sí, sabemos que sí, y actuamos como que sí; sí pasará porque la historia ha demostrado que la práctica hace a las personas y que el lenguaje debe ir a la par de los tiempos.
Y mientras las estaciones se adecuan mejor dar el primer paso. Ya basta eso de andar esperando por la sociedad y que esté preparada, y que las mentes cambien... Si no se asaltan los inmovilismos no hay cambio posible. Es verdad que con esta victoria no se gana el combate, pero… sin empezar con ella tampoco ocurrirá. La sociedad solo está falta de preparación para lo que no ocurre.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Lunes, 23 Febrero 2015 19:23

¿Soy licenciado?

No crea que leyó mal el título o que se trató de un error de imprenta. Aunque el asunto sí está vinculado con una equivocación, no es responsabilidad de este periódico. Tampoco de los encargados de escribir esa "o" donde debía ir una "a", en tiempos en que el lenguaje de género lucha por ganarse un lugar -el que considero le corresponde- en los modos de hablar y escribir del mundo.
Claro que la responsabilidad de la supuesta errata corresponde a alguien. Solo que no a quienes con tanto esmero dibujan nuestros certificados de graduación en las distintas universidades del país, por solo abundar en el ejemplo de mi desvelo actual. Pero gracias a dichos diplomas (emitidos en medio de un contexto en el que cada vez se hace más frecuente el correcto y renovado uso del género en nuestras conversaciones), muchas de las estudiantes que nos titulamos por estos meses nos disgustamos al ver que terminamos "convertidas" en licenciados o ingenieros.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Lunes, 15 Diciembre 2014 21:50

Decir sin sexismos

Los mensajes no siempre nos llegan a través de las palabras. Hay múltiples formas de transmitir ideas y conceptos, con un fuerte componente visual, que puede estar acompañado o no por frases y textos.
Es válido reparar en ello porque, a veces, echamos por tierra un mensaje solo por la imagen que lo acompaña. Y eso suele ocurrir, con frecuencia, con determinados mensajes que terminan teniendo una carga discriminatoria y sexista sin apenas notarlo o pretenderlo.
Entre los diferentes manuales sobre lenguaje no sexista que pueden consultarse en la actualidad en Internet, aparece la “Guía para el uso no sexista del lenguaje”, publicada por el Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF) en República Dominicana.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE

Del pensamiento al lenguaje hablado y, de ahí, al escrito, arrastramos dolorosas palabras que hieren y sostienen la violencia de género.
Ello no es causal: detrás de esas palabras pervive un modelo de pensamiento anclado en la cultura patriarcal y en los mitos que soportan ese maltrato.
Por eso es tan necesario conocer por qué ocurre la violencia por motivos de género, de qué variadas formas se manifiesta y qué resortes la sostienen, pues se trata de un tipo de maltrato que se basa en relaciones desiguales de poder, fuertemente arraigadas en la cultura y el imaginario social, donde las mujeres y las niñas ocupan un lugar de subordinación respecto a la masculinidad hegemónica.
Por ello es tan peligroso repetir y acuñar frases como "entre marido y mujer, nadie se debe meter", "ella se lo buscó", "le gusta que le peguen", "es una masoquista" o "algo habrá hecho para que él la golpeara".

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE

Una noticia relativa al lenguaje y la justicia de género recorre por estos días los espacios digitales: la nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua incluye correcciones que las asociaciones de mujeres llevan años reclamando para fomentar el lenguaje no sexista.
Concretamente, la nota de Público.es que se comparte por redes y correos señala que Lo femenino deja de ser "débil" y "endeble" para la RAE, en alusión a una fuerte resistencia académica al lenguaje no sexista.
“La sexta acepción de "femenino" en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) es "débil, endeble". Y en la tercera definición de la palabra "masculino" aparecen los conceptos "varonil" y "enérgico". Editado en 2001 y actualizado cinco veces desde entonces, ha sido necesaria una sexta revisión para eliminar del diccionario tales significaciones”, sostiene Anna Flotats en su artículo.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Jueves, 04 Septiembre 2014 16:12

Profesiones también en femenino

Siempre ha existido resistencia por no pocas personas a aceptar nuevas palabras en uso, cuando en verdad la lengua se enriquece cada día por su propia práctica en la voz de quienes la mantienen viva.
También es cierto que puede "sonar raro", al principio, determinado término. Pero la propia vida demuestra que algunas palabras se ganan el espacio por derecho propio. De manera que no es por moda, esnobismo o excentricidad que se llevan al género femenino algunas de ellas, aunque aún no estén formalmente aceptadas. Tal es el caso de las profesiones.
En este punto es importante retomar el parecer de la investigadora cubana de la lengua Nuria Gregori, por su gran utilidad para muchas personas y ser referencia valiosa a la hora de hablar o escribir.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Lunes, 18 Agosto 2014 14:57

Palabras en entredicho

Por la fuerza del uso y la práctica acrítica, solemos emplear, repetir y acuñar palabras sin detenernos a pensar en su carga discriminatoria y peyorativa.
Eso sucede, frecuentemente, con algunas asociadas a las niñas y las mujeres; es decir, la población femenina del mundo.
Lo peor es que, de tan repetidas y empleadas, se convierten en palabras comunes y naturales en el lenguaje cotidiano.
Sucede, por ejemplo, con el término hembra. Que dicho así, directamente, alude al significado sexual y posesivo del hombre hacia la mujer. Pero que también se refiere a los ejemplares animales de sexo femenino. Sin embargo, sigue siendo común que expresión tan específica y de mal gusto para referirse a mujeres y niñas se siga empleando cuando preguntamos, con total inocencia, qué tuvo la esposa del vecino: “¿varón o hembra?”

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Viernes, 11 Julio 2014 19:43

Violencia: desafíos desde los medios

Las formas en que se perpetúan y naturalizan, desde la práctica cotidiana, todas las manifestaciones de la violencia, particularmente contra la mujer, sigue estando en las agendas de discusión de quienes trabajan por cambiar la mirada y la imagen sobre roles tradicionales y estereotipos de género.
Una alerta noticiosa en algún buscador de Internet, con la palabra “mujer”, devuelve en segundos un amplio listado de informaciones de todo tipo, y una buena parte de ellas aluden a rostros, fotos y titulares de mujeres maltratadas, violentadas o asesinadas.
El primer paso para prevenir la violencia de género es visibilizarla, coinciden especialistas de diversas latitudes y formaciones. Y es necesario hacerlo con las palabras, las imágenes y las representaciones adecuadas.
Aunque se ha registrado algún avance en el terreno de la visibilización del tema, la comunicación en torno a la violencia aún no cumple los objetivos deseados.

Publicado en HABLEMOS DEL LENGUAJE
Página 1 de 3