Viernes, 11 Julio 2014 19:43

Violencia: desafíos desde los medios Destacado

Por  la redacción
Valora este artículo
(0 votos)

Las formas en que se perpetúan y naturalizan, desde la práctica cotidiana, todas las manifestaciones de la violencia, particularmente contra la mujer, sigue estando en las agendas de discusión de quienes trabajan por cambiar la mirada y la imagen sobre roles tradicionales y estereotipos de género.
Una alerta noticiosa en algún buscador de Internet, con la palabra “mujer”, devuelve en segundos un amplio listado de informaciones de todo tipo, y una buena parte de ellas aluden a rostros, fotos y titulares de mujeres maltratadas, violentadas o asesinadas.
El primer paso para prevenir la violencia de género es visibilizarla, coinciden especialistas de diversas latitudes y formaciones. Y es necesario hacerlo con las palabras, las imágenes y las representaciones adecuadas.
Aunque se ha registrado algún avance en el terreno de la visibilización del tema, la comunicación en torno a la violencia aún no cumple los objetivos deseados.

El silencio se ha roto: los medios hablan de violencia contra la mujer, cada vez aparecen más casos. La búsqueda, a golpe de vista, deja una realidad que existe, indudablemente, pero también una que se construye a diario desde los medios, las imágenes, los textos, cierta intención y los titulares reiterativos; que se ayuda a fabricar y naturalizar en noticias armadas bajo las premuras de las entregas y urgencias de las redacciones, bajo las pautas en uso y las concesiones que se deslizan en las rutinas productivas.
Esas mujeres que mueren en portadas de revistas y espacios --breves o amplios--, de diversos medios, casi siempre lo hacen a manos de sus esposos o ex compañeros y no pocas veces son mostradas como culpables, en cierto modo, de sus propias muertes.
Los celos, los motivos y dramas pasionales, los bajos instintos, el crimen por amor, las armas que se utilizan, la presentación misma de los hechos parecieran que nos muestran lo que está pasando, en todo su dramatismo, cuando en verdad se olvida, o no se nos dice directamente, algo aparentemente claro: esa mujer no debió morir.
En general, las representaciones de las mujeres y los hombres siguen estando marcadas por la inequidad y no ayudan a formarse una idea de las mujeres como un grupo humano merecedor de respeto y consideración, en igual medida que la población masculina.

Visto 786 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Julio 2014 21:37

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.