Lunes, 24 Junio 2013 18:59

¿Por qué usar lenguaje de género o lenguaje no sexista?

Por 
Valora este artículo
(0 votos)

…dime cómo hablas y te diré cómo piensas…


El lenguaje instituye las subjetividades. Cuando especialistas en temas de género defendemos esta idea queremos decir que a partir de lo que se nombra a través del lenguaje se crean los símbolos que representan la realidad, la cotidianidad y, por supuesto, a las personas. Si bien la gramática defiende el uso de genéricos en el lenguaje al tratarse de mayorías --como incluir bajo la nominación hombres las referencias a grupos de mujeres y hombres--, es cierto que, al pasar de los años, tales genéricos gramaticales se han convertido en pieza clave del poder patriarcal.

Los símbolos y la realidad son, fundamentalmente, masculinos y el lenguaje así lo legaliza y reproduce. Tengamos por caso que todos los títulos que se expiden hoy en los Centros de Educación Superior en Cuba dicen, invariablemente, Licenciado o Ingeniero, aunque sean hoy las mujeres quienes se gradúan mayoritariamente de este nivel de enseñanza. Así, el lenguaje no avanza en sus posibilidades con el desarrollo social y las mujeres graduadas deben seguir bajo el título de ingenieros o licenciados, que les recuerda que simbólicamente el espacio del saber es un espacio masculino y su transgresión no puede ser nominada aunque sea real.

El anterior es solo un ejemplo de los múltiples que podríamos referir. De estas formas y a través de todos los espacios comunicativos, televisivos, personales, impresos, en reuniones…se contribuye a invisibilizar a las mujeres. Aunque, recordemos, participen ya en casi todos los espacios sociales y en muchos no constituyan minoría. No usar lenguaje de género diluye a las mujeres en la representación masculina, que no las representa realmente.

La feminista mexicana Marcela Lagarde así lo plantea: “Es preciso recorrer un camino lingüístico porque el lenguaje vindica nuestra experiencia plena, reconocidas como mujeres, que para eso también existe esa palabra, y no subsumidas en los masculino ni en los hombres”.

Defendemos el uso del lenguaje de género, inclusivo, que nomina a mujeres y hombres en su especificidad, que se usa con conciencia de su valor y sin esquematismos irrisorios y contraproducentes. Se trata de visibilizar, nombrar, crear un espacio en el lenguaje para crear un espacio en la representación de la cultura y de la subjetividad en general de las mujeres y de quienes han sido y son objeto de discriminación. El lenguaje de género no es un absurdo feminista, es un compromiso con la justicia social, sostenido científica y políticamente.

Bibliografía:

Marcela Lagarde: El feminismo en mi vida. Hitos, claves y utopías,: INMUJERES, Ciudad de México, 2012. 

Visto 1106 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2013 19:07

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.