Como la excusa de los cobardes que prefieren no intentarlo porque solo ven el lado oscuro del asunto, me esgrimen los incrédulos (casi siempre, y curiosamente, hombres) que no se puede llegar a ninguna conquista desde el lenguaje de género.
Como heroínas aferradas a las causas que parecen perdidas, nos defendemos las que apostamos por comenzar a ganar la batalla desde el modo en el que hablamos (casi siempre, curiosamente, arriesgan por ello las mujeres).
Aquellos siguen defendiendo que este pequeño cambio no marcará la diferencia; nosotras, en cambio, decimos que sí, sabemos que sí, y actuamos como que sí; sí pasará porque la historia ha demostrado que la práctica hace a las personas y que el lenguaje debe ir a la par de los tiempos.
Y mientras las estaciones se adecuan mejor dar el primer paso. Ya basta eso de andar esperando por la sociedad y que esté preparada, y que las mentes cambien... Si no se asaltan los inmovilismos no hay cambio posible. Es verdad que con esta victoria no se gana el combate, pero… sin empezar con ella tampoco ocurrirá. La sociedad solo está falta de preparación para lo que no ocurre.

Lunes, 23 Febrero 2015 19:23

¿Soy licenciado?

Por

No crea que leyó mal el título o que se trató de un error de imprenta. Aunque el asunto sí está vinculado con una equivocación, no es responsabilidad de este periódico. Tampoco de los encargados de escribir esa "o" donde debía ir una "a", en tiempos en que el lenguaje de género lucha por ganarse un lugar -el que considero le corresponde- en los modos de hablar y escribir del mundo.
Claro que la responsabilidad de la supuesta errata corresponde a alguien. Solo que no a quienes con tanto esmero dibujan nuestros certificados de graduación en las distintas universidades del país, por solo abundar en el ejemplo de mi desvelo actual. Pero gracias a dichos diplomas (emitidos en medio de un contexto en el que cada vez se hace más frecuente el correcto y renovado uso del género en nuestras conversaciones), muchas de las estudiantes que nos titulamos por estos meses nos disgustamos al ver que terminamos "convertidas" en licenciados o ingenieros.

Lunes, 15 Diciembre 2014 21:50

Decir sin sexismos

Por

Los mensajes no siempre nos llegan a través de las palabras. Hay múltiples formas de transmitir ideas y conceptos, con un fuerte componente visual, que puede estar acompañado o no por frases y textos.
Es válido reparar en ello porque, a veces, echamos por tierra un mensaje solo por la imagen que lo acompaña. Y eso suele ocurrir, con frecuencia, con determinados mensajes que terminan teniendo una carga discriminatoria y sexista sin apenas notarlo o pretenderlo.
Entre los diferentes manuales sobre lenguaje no sexista que pueden consultarse en la actualidad en Internet, aparece la “Guía para el uso no sexista del lenguaje”, publicada por el Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF) en República Dominicana.