Viernes, 22 Noviembre 2013 20:50

Mucho más que vocales

Por

Así como en la sociedad perviven criterios racistas, clasistas o heterosexistas, la lengua también lo es. De ese modo, recoge las desigualdades derivadas de la situación de discriminación de las mujeres y refleja todo el sexismo y androcentrismo existentes.

Esa práctica social excluyente termina por asignar valores, capacidades y roles diferentes a mujeres y hombres, exclusivamente, en función de su sexo, y desvaloriza lo que hacen las primeras frente a lo que hacen los segundos, que es lo que está bien, “lo que tiene importancia”.

Lunes, 28 Octubre 2013 18:43

Mencionarlas y hacerles visibles

Por

La insistencia en visibilizar a las mujeres en los discursos escritos y hablados no es simple capricho ni cuestión solo de la lengua. Significa entender, por ejemplo, que hay una diferencia entre el sexo y el género, de modo que el primer concepto alude a los componentes biológicos, mientras el segundo incluye a lo asignado en función del sexo; a la construcción social, histórica, cultural y simbólica de cómo ser hombres y mujeres. Es en esta última acepción, precisamente, que se incluye el tan llevado y traído tema del sexismo en el lenguaje.

Miércoles, 28 Agosto 2013 00:00

Comunicar de otra manera

Por

Cuando se habla de comunicar con enfoque de género, a menudo pensamos, en primer lugar, en el lenguaje que se emplea en los diversos productos comunicativos.

Y es lógico. Mediante el lenguaje se materializan y transmiten los pensamientos, costumbres, tradiciones; se ayuda a construir imaginarios; se crean juicios de valor; se perpetúan pensamientos o se subvierten modelos establecidos. Y todo ello se potencia con los modos y referencias que se instalan desde el lenguaje, los medios de comunicación y la fuerza de sus mensajes.