Jueves, 24 Agosto 2017 02:23

Dos caras de la misma moneda

Teresa y Ana son dos mujeres con varias condiciones en común: decididas, emprendedoras, que luchan por alcanzar sus sueños sin levantar los pies de la tierra.
Ellas no se conocen, ni siquiera por terceras personas. Una vive en Matanzas, la otra en Pinar del Río. También tienen edades distintas. Pero la peluquería, las ganas de hacer bien y las circunstancias han hecho que Teresa y Ana figuren juntas en este trabajo, como dos caras de la misma moneda.

Publicado en Ellas cuentan
Viernes, 26 Agosto 2016 17:11

Mujeres en el cuidado sin fin

Sea con pago o sin él, en casa propia o ajena, las cubanas siguen haciendo la mayor parte del trabajo de cuidado que es vital para la vida y la economía, aunque ese esfuerzo suele transcurrir invisible a la vista social y en las cuentas nacionales.
Así fue siempre para Melania Soto. Ella no gana nada por lo que hace en casa, donde se encarga por completo de la limpieza, parte de las compras, todo lo que se cocina, se lava y se plancha, además de garantizarles un poco la vida y el descanso a los demás, "los que trabajan", dice ella.
"Mi esposo y mis hijos me ayudan mucho, pero yo soy quien está al frente de la casa; mientras ellos estudian y trabajan, yo garantizo 'la retaguardia'", explica a SEMlac esta mujer de 48 años, residente en la capital cubana.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO

Los cambios y tensiones que han vivido trabajadoras cubanas constituyen materia prima para varios cineastas de la isla. Un recorrido por filmes de factura nacional así lo atestiguan.
“El cine cubano ha demostrado ser un documento de época y en él podemos encontrar desde las variaciones que ha tenido el habla y la vestimenta en Cuba, hasta los cambios en las relaciones, el comportamiento humano y la participación de las mujeres”, declaró la ensayista Zaida Capote Cruz a SEMlac.
En su ensayo “Cubanas trabajando (a 24 cuadros por segundo)”, la reconocida intelectual ofrece una revisión de nueve filmes en los cuales la posición de las mujeres, el empleo femenino y los conflictos que genera el machismo constituyen líneas argumentales.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO

Adultas mayores encuentran en el trabajo por cuenta propia un incentivo para sus vidas y la posibilidad de contribuir al desarrollo local en Cuba.
"Yo me siento muy entusiasmada, no solo porque he encontrado un respiro económico. Participar en talleres, conocer a personas nuevas y adquirir otros conocimientos me hacen sentir viva", afirma Nancy Valladares.
Esta pensionada de 66 años es una de las beneficiarias del proyecto "Mujeres en desarrollo", de la Facultad de Comunicación (Fcom) de la Universidad de La Habana; iniciativa que ofrece herramientas para el emprendimiento a jubiladas, "amas de casa", mujeres negras y con pocos recursos económicos.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO

El incremento del autoempleo en el sector no estatal cubano abre nuevas opciones y perspectivas económicas para muchas personas, pero también podría elevar la inseguridad del empleo, en particular de las mujeres, advierten especialistas.
Extensas jornadas de trabajo, irregulares o ausentes horarios para almuerzos y descansos, arreglos laborales que no consideran vacaciones ni compensación alguna cuando el negocio cierra temporalmente son algunas de las adversidades que suelen aparecer en el sector privado de trabajo.
"Se ha logrado mucho en Cuba en materia de protección a la mujer trabajadora, pero creo que se abre una brecha hoy en el sector no estatal", suscribió a SEMlac, en un mensaje de correo electrónico, una de las personas que intercambió criterios en la lista de discusión sobre el tema, promovida en julio por el servicio informativo Mujeres emprendedoras.
La comentarista agregaba varias preguntas a su mensaje: ¿cómo queda una cuentapropista si está embarazada y necesita su tiempo de descanso por este concepto? ¿No serán sustituidas de sus puestos en caso de que trabaje para un particular? ¿Se acumulan vacaciones? ¿Si cesas en un empleo (particular), qué protección tiene el trabajador o trabajadora en esta circunstancia?
"Son varias las preguntas que me hago al respecto. Quizás algunas de ellas tienen ya respuestas, pero la mayor parte de la población las desconoce", aclaraba.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO

La vida dio un giro completo para Georgina Gibert González, una ganadera cubana que lleva una década trabajando en el campo y los últimos cinco años al frente de la vaquería El Jigüey, en Esmeralda, Camagüey, una de las mayores zonas ganaderas en el centro del país.
El cambio para bien llegó a cuenta de un proyecto que, bajo el nombre de Fortalecimiento de la cadena de valor de la leche (Focal), buscó restablecer los eslabones que median desde la producción lechera en fincas y cooperativas, hasta su comercialización, pasando por el acopio, los centros de enfriamiento, las pruebas de calidad y la industria.
"Antes la leche se llevaba hasta el municipio, a más de 20 kilómetros; la acopiaba un carro de la industria y no teníamos control del procedimiento ni de qué sucedía en el camino", relata Gibert González a SEMlac.
"Siempre estábamos disgustados porque después nos decían que la leche no pasaba la prueba de calidad y no la aceptaban. Te enterabas a los dos o tres días, cuando ya no tenías cómo resolver ese problema, ni cómo comprobarlo tampoco. Al final, esas pérdidas las teníamos que pagar de nuestro salario", recuerda.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO

El sector no estatal ofrece mejores opciones para jóvenes estudiantes que desean trabajar.
Ser estudiante y poder trabajar es una opción legal con apenas un lustro en Cuba; tras ella se esconden, sin embargo, desinformación y actitudes paternalistas por parte de familiares, madres y padres.
Karen Matos, futura ingeniera civil de 21 años, asegura que lo más difícil de ser una estudiante que trabaja es que ahora apenas ve a su novio los fines de semana.
Para esta muchacha, que cursa su tercer año en la universidad tecnológica capitalina, la decisión de comenzar a trabajar en una cafetería privada, sin haber terminado la carrera, tuvo que ver con la posibilidad de tener ingresos propios.
"Todo es extremadamente caro y, aunque mis padres trabajan y además garantizan ingresos extras para mantener la casa, no puedo pedirles 50 o 100 pesos todos los fines de semana para entrar a una discoteca o un centro recreativo", comenta.
Matos confesó a SEMlac que ni siquiera pensó en buscar empleo en el sector estatal.
"Una amiga de mi mamá acababa de poner una cafetería restaurante por cuenta propia y me decidí de un día para otro. Me pagan 100 pesos por cuatro horas de trabajo como camarera y, como entre semana no hay mucho movimiento, hasta aprovecho para estudiar", detalló.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO
Viernes, 25 Octubre 2013 19:06

¿Investigadora o reportera del crimen?

Estimada lectora, ahora que estás a punto de abrir o comenzar tu nuevo negocio, ¿te has preguntado si conoces de manera óptima el mercado donde vas a insertarte? Tal vez, junto a tu grupo de trabajo, has organizado previamente algunas ideas que te ayudarán a definir qué tipo de producto vas a vender y a quiénes, dónde ubicarás tu nueva empresa, qué precio tendrán esos productos y cómo les vas a promocionar para elevar tus ventas, quiénes son tus competidores, entre otras interrogantes. Sin embargo, para estudiar el mercado cualquiera de estas informaciones resultan insuficientes.

Publicado en CONSEJOS ÚTILES

Las reuniones son una de las actividades que consumen un porcentaje importante del tiempo y, cuando no están convenientemente programadas, resultan tediosas y conflictivas.

Publicado en CONSEJOS ÚTILES
Viernes, 26 Abril 2013 00:00

¿Techo de cristal o suelo pegajoso?

En el 2011, las empleadas en Cuba comprendían algo más del 60% de la ocupación, pero participaban del empleo total con el 37,4% y ocupaban cargos de dirección el 34,4%. Aún no existía una correspondencia efectiva entre el conocimiento alcanzado por las mujeres empleadas y su presencia entre los directivos.
Las empleadas estaban suficientemente preparadas, accedían a los puestos de trabajo normalmente y muchas llegaban a tener mandos intermedios, pero ahí se quedaba la mayoría.