Ellas cuentan (25)

Miércoles, 29 Junio 2016 02:12

Para ganar, hay que arriesgar

Por

Las acciones creativas, por lo general, suman y restan.
Suman placer, realización profesional, crecimiento espiritual... Y restan ahí, donde las normas se estiran o contraen, según las circunstancias.
Escribir --ya no como acto, sino como forma de vida-- resulta una profesión compleja, más allá de los recursos expresivos y lingüísticos.
Se trata de un hecho que, con su consumación (aun cuando concluya en una obra relevante), no garantiza un premio monetario. O sí, pero una remuneración no constante, variable.
Exige, además, horas fuera de lo que identificamos como horario laboral, un rincón de paz para dar rienda suelta a las musas y otros elementos que las ayuden, según las "manías" de quien se da a la creación.
Para una mujer joven, cubana, la escritura puede simbolizar su proyección presente y futura de ser y expresarse ante el mundo; sin embargo, detrás del éxito, las lecturas y la fantasía que los públicos tejan alrededor de sus páginas, existe un entramado bien complejo de equilibrio de varias índoles.
Elaine Vilar Madruga, destacada representante de la joven literatura nacional, refiere sus estrategias para sustentar este oficio.

Domingo, 29 Mayo 2016 22:35

Otras conocen lo que ellas cuentan

Por

Con el apoyo de la Unión Europea, la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo y la Embajada de Japón en Cuba, OXFAM Canadá pone a consideración de las lectoras: "Ellas, ellas, ellas cuentan", manual de formación para mujeres emprendedoras.
Nacido de los debates y temas expuestos en el taller "Puesta en marcha de las iniciativas económicas de mujeres en cooperativas de la ANAP", impartido por la economista Teresa Lara, el manual comparte ideas y herramientas que fomenten en líderes de pequeños y grandes emprendimientos, o aquellas que piensan crear su propio negocio, habilidades prácticas para la gestión y la negociación, aunque sin que ello signifique excluir a los hombres.

Para legitimar el tatuaje como obra de arte llegó a esta Muestra Joven del cine cubano el documental La piel como Lienzo. Lleva la intención de elevar esta manifestación artística, mejor aún si es hecha por mujeres en mundo de hombres

Cada cultura trae sus mitos y, en torno al tatuaje, existen muchos en la geografía cubana. Que si es para expresidiarios, que si es cosa de marineros y hippies, que si dice mucho de alguien (y no siempre lo mejor)… toda una serie de creencias que todavía se resisten a ser desalojadas de muchas mentalidades. Porque el tatuaje -ya es hora de asumirlo- no es expresión de marginalidad. Y sobre eso queda mucho que decir y entender.
Para legitimar esta forma de expresión como manifestación artística se pensó el documental La piel como Lienzo de las creadoras Naty Gabriela González Calderón y Yaima Pardo La Red, que cuenta además con la mirada (desde la dirección de fotografía) de la joven Rocío Aballí.
Y como esta obra sale del intelecto de varias mujeres, puede adelantarse ya el hecho de que sobre ellas se hablará. Tal y como ocurre.
Cuenta Naty Gabriela que, aunque al inicio se pensó en filmar algo sobre el tatuaje en general, al arrimarse a ese mundo y comenzar a hurgar, saltó a la vista la realidad de que pocas mujeres llevan la tinta a la piel en Cuba.

Viernes, 18 Diciembre 2015 17:57

Maritza le pone el estilo

Por

Maritza Tomlinson Baugh no fue de esas niñas que aprendió a poner un cuadro o acomodar bien los espacios de la casa por un mandato del patriarcado o por un rol falsamente asignado a las mujeres. Encontrar el lugar exacto para cada objeto y visualizar cómo moverlo dentro de un área fue el don con que nació y que, años más tarde, devino su pasión por la decoración.
Graduada de Artes Escénicas en el Instituto Superior de Arte, estudió exhaustivamente la escena teatral. Sin embargo, en 1995, víctima de un peritaje médico, se vio obligada a retirarse del mundo de las tablas. En ese entonces, sin dejar de lado los conocimientos adquiridos, los sueños y las pasiones, se adentró en el universo de los hogares para decorar con su estilo cada rincón.
“Comencé de manera muy ingenua, pero poco a poco me fui haciendo imprescindible para algunas personas y amistades que buscaban mis criterios y opiniones. Eso hizo que empezara a profesionalizarme”, confiesa. De boca en boca, su trabajo llega a los lugares más inhóspitos y hoy cuenta con un equipo que ejecuta proyectos en viviendas y otras instalaciones.

Lunes, 23 Noviembre 2015 20:09

Más vale tarde que nunca

Por

Para Viviane Díaz Rodríguez es bien sabido el refrán popular de que más vale tarde que nunca. Cuando el proyecto Comunidades por la vida II llegó al poblado de Nuevitas, al norte de la ciudad de Camagüey, esta setentona comenzó a ver mucho más allá del cuadro cotidiano al que estaba acostumbrada.
La iniciativa que durante tres años desarrolló el Consejo de Iglesias de Cuba con el apoyo de la ONG alemana Pan para el Mundo, en la zona más oriental de la isla, le permitió a ella y a otras mujeres abrir nuevos horizontes en una etapa de la vida en que aparecen no pocos conflictos.
Asumir la tercera edad fue mucho más fácil, después de un taller que recibió en Holguín sobre atención a personas adultas mayores, confiesa Viviane. Esa experiencia le abrió nuevos horizontes. "Compartir con otras mujeres me ayudó a comprender mejor muchas de mis necesidades ", relató.