Mayelis Sánchez Acosta y Magalis Benites Zamora hablan con orgullo de sus comunidades. Ellas son protagonistas, junto a otras mujeres y hombres, de importantes transformaciones en respuesta a huracanes y la sequía en Cuba.

Sánchez Acosta y Benites Zamora presentaron sus experiencias en proyectos comunitarios del oriente del país durante el X Congreso Internacional sobre Desastres, celebrado en La Habana del 2 al 6 de julio.
A pesar de todas las dificultades, Sánchez Acosta cree que Mata-Guandao hoy es una comunidad más segura. El Consejo Popular, que incluye varios asentamientos, está enclavado en la zona litoral del municipio Baracoa en la oriental provincia de Guantánamo.
En octubre de 2016 el Huracán Matthew, de categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, azotó con furia esa región del país provocando severas afectaciones.
Como parte de la recuperación, a Mata-Guandao llegó el proyecto "Participa por una comunidad segura. Recuperación de las condiciones básicas de vida de las familias afectadas por el paso del huracán Matthew", acompañado por Oxfam y el Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR).
"Para nosotros esta experiencia ha sido muy importante, para mejorar y hacer más seguro el consumo de agua, recuperar las viviendas afectadas por el ciclón y, fundamentalmente, para que las mujeres despertáramos y nos diéramos cuenta de todo lo que podemos hacer", comenta Sánchez Acosta a SEMlac.
La representante de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en la comunidad presentó los resultados del proyecto junto a Ruber Pérez Borges, delegado del Consejo Popular, quien expuso sus dos fases fundamentales: fortalecer las capacidades de agua segura, higiene y saneamiento de 2.000 familias y la colocación de 500 módulos de techos seguros de hasta 70 metros cuadrados.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO