Lunes, 26 Febrero 2018 19:26

¿Hacen ciencia las mujeres cubanas?

La realidad es más evidente que cualquier trabajo periodístico. Una pudiera escribir cientos de líneas y, con solo mirar a nuestro alrededor, cada rincón sería concluyente. Buena parte de las mujeres profesionales en Cuba son desplazadas a puestos mediocres. Otras tantas se consideran brillantes, pero se ven limitadas por cuestiones de familia y hogar. ¿Qué ocurre en la ciencia?
Aunque entran más mujeres que hombres a las universidades, tal y como ha demostrado la investigación Juventud en cifras, del Centro de Estudios de la Juventud, son ínfimas las cantidades de aquellas que continúan su especialización. Muchísimos más llegan a ser doctores y másteres, mientras ellas deben postergar su desarrollo profesional, generalmente, hasta que culminen el período de crianza de sus hijos, momento en que, muchas veces, ya pasan a convertirse en cuidadoras o al menos, en responsables de sus padres o suegros. En cualquier caso, son pocas las ocasiones en las que equiparan responsabilidades con el resto de los miembros de la familia.
La misma pesquisa investigativa señala que la educación superior se ha caracterizado por la prevalencia de mujeres hijas de profesionales y blancas. «El hecho de que se haya retomado la obligatoriedad de realizar tres pruebas de ingreso como condición para la entrada a las aulas universitarias, unido a la disminución de las plazas a ofertar han provocado que, actualmente, la presencia de mujeres blancas e hijas de profesionales vuelva a acentuarse en las universidades cubanas», se describe.

Publicado en CULTURA DE GÉNERO