Miércoles, 29 Mayo 2013 00:00

¿Me divido en 2?

Por

La "fragmentación de la subjetividad" es un fenómeno que se ha identificado en mujeres trabajadoras, empresarias, directivas, científicas y todas aquellas que dedican gran parte de su tiempo, de sus energías y de su vida a la actividad laboral. La dedicación que implican las exigencias empresariales, la superación profesional, el desempeño en cargos administrativos o institucionales supone un alto grado de compromiso e implicación con su trabajo.

La ISO lo ha asumido de este modo:
 
"Género es la categoría que reconoce las diferencias e inequidades existentes entre mujeres y hombres por las condiciones educacionales y culturales en las que nos hemos formado, en las cuales ellas han resultado históricamente menos reconocidas".

La empresa constituye un centro de poder económico por la alta movilización de capitales que supone. Esto la convierte en un sector atractivo y de alta concentración de capital humano.

En el sector empresarial, tanto a nivel mundial como en Cuba, se erige hace patente la desigualdad de género, en tanto ese espacio se mantiene, principalmente ocupado y dirigido por hombres.