“Este es el tiempo no solo de proteger el derecho al trabajo de las mujeres casadas y las conquistas femeninas en el área laboral, sino de proteger el derecho de estas a casarse y a tener criaturas” (Myrdal, 1968)

Breves pinceladas…

Las políticas de conciliación con corresponsabilidad social consisten en el conjunto de medidas o acciones diseñadas macroestructuralmente desde el Estado, que se acogen e implementan en la vida empresarial para otorgar permisos, suspensiones, reducciones horarias, flexibilización del tiempo, del espacio[1]. Se crean con el fin de ofrecer servicios de apoyo favorables para que las personas trabajadoras puedan cumplir de forma óptima con sus responsabilidades y aspiraciones personales, laborales y familiares.

Palabras introductorias

La participación equilibrada de mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo constituye una de las aspiraciones más importantes del movimiento feminista desde hace siglos, pues se considera que la transformación de la división sexual del trabajo resulta una piedra angular para el establecimiento de la equidad deseada.