CRITERIOS DE ESPECIALISTAS (37)

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible hasta el año 2030 se encuentra "lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas". Dentro de este, la meta No. 5 expresa: "Asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública".
En este sentido, la incorporación de las mujeres al espacio público y a los cargos de dirección constituye asunto de interés en disímiles espacios de reflexión. En esa línea, también la Red de Género y Salud Colectiva (RGSC), de la sección de medicina social de la Sociedad Cubana de Salud Pública, aupa y promueve investigaciones, acciones y debates.
Cuba, en consonancia con los mandatos vinculantes de la agenda emanada de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing 1995), puso en vigor el Plan de Acción Nacional, con acciones dirigidas a desarrollar políticas que posibilitaran el acceso de las mujeres a niveles de dirección superior. Sin embargo, no son pocos los conflictos que aparecen en el propio proceso de concertación de dichas acciones y la consecusión de la armonía necesaria entre la vida laboral y familiar de las mujeres, que una vez en los cargos de dirección, vivencian varios niveles de tensión.

El derecho laboral, a lo largo de los años, ha resultado una arista controversial para los que deben practicarlo y para quienes velan porque se les aplique adecuadamente. 
Diversas son las nomenclaturas, leyes y decretos que encierran los deberes y derechos de las personas que trabajan, que no siempre se ejecutan o ventilan adecuadamente. 
Ante la apertura en Cuba del sector no estatal, una brecha se abre entre el cumplimiento de las leyes del derecho laboral en un lado y en el otro. Entre las preocupaciones más recurrentes residen aquellas vinculadas con las mujeres incorporadas a los negocios particulares.
SEMlac conversa, a propósito del tema, con Jennifer Batista Torres, profesora de Derecho Laboral del Departamento de Asesoría Internacional de la Facultad de Derecho, de la Universidad. 

Como es sabido, los métodos de gestión y dirección laborales aplicados en las empresas generan impactos diferenciados sobre mujeres y hombres. Si no se comprende la esencia de justeza y se evalúa la gestión con este principio para alcanzar equidad en consideración, entonces es muy probable que las brechas de oportunidades y derechos entre las personas de diferente sexo se vayan ampliando.
Durante muchos años, después del triunfo de la Revolución Cubana, por voluntad política, nuestra sociedad concretó muchos sueños en la vida de las mujeres; empero, hoy sabemos que evidentes contradicciones sociales esperan nuevas y determinantes decisiones. ¿Acaso no son más las mujeres con alto nivel de capacitación y, sin embargo, las estadísticas muestran que mayormente están ocupando puestos de trabajo en la esfera de los servicios, con menores salarios y no resaltan en cargos de dirección?

De acuerdo con lo planteado por los directivos del Ministerio de Educación Superior cubano, que participaron en el espacio televisivo "Mesa Redonda" transmitido el 11 de septiembre de 2013, en Cuba durante los últimos años se han estado graduando en los centros del Ministerio de Educación Superior, como promedio anual, alrededor de 260 doctoras y doctores en ciencias de determinada especialidad.
La Escuela Nacional de Salud Pública es, precisamente, una de las instituciones autorizadas en el país para la formación doctoral, en este caso en el área de las ciencias de la salud pública. Cuenta para ello con dos programas formativos: uno tutelar y otro curricular colaborativo. Este último desarrolla en la actualidad su primera edición.
Como resultado del programa tutelar, entre 2004 y 2014 se graduaron 79 profesionales, de los cuales 57 eran mujeres, para 72,1 por ciento (16 no eran cubanas).
Esto nos lleva a asegurar que este tipo de formación profesional, de alta especialización y rigor científico, ha resultado en un mayor número de mujeres con el grado científico en la ENSAP, aun cuando todos los títulos son emitidos todavía con el empleo del término Doctor en Ciencias de la Salud, con independencia de que lo haya obtenido una mujer o un hombre.

Viernes, 19 Junio 2015 19:39

¿La moda a cualquier precio?

Por

"Si se usa, me lo pongo", se dicen a sí mismas las decididas. Sí, porque aunque parezca que es solo una voz interior, quienes las rodean no pueden dejar pasar inadvertidas estas incoherencias entre figura, comodidad y modernidad. Es fácil percatarse cuando la muchacha ha apostado por pagar cualquier precio con tal de estar a la moda.
Cuando hablo de precio no pienso solo en el costo monetario del capricho, pues solamente ese apartado llevaría varios comentarios para desmenuzarlo y entender las consecuencias en la vida de quien renuncia a cualquier necesidad con tal de tener su clóset "en la última".
Y ese análisis llevaría también pensar en las incongruencias entre las posibilidades del salario (o los ingresos alternativos) y las excesivas tarifas que "gritan" hasta las etiquetas de los vestuarios más imprescindibles (entiéndase ropa interior u otras prioridades de armario).
Pero el importe al que vamos hoy, que es el que más me atormenta (por la trascendencia en la calidad de vida de las sacrificadas), es el que involucra la salud mental y física subordinada a los vaivenes de la modernidad. Mucho se esconde detrás de los caracteres de quienes ponen a un lado cualquier vestigio de normalidad y raciocinio con tal de situarse a disposición de los caprichos de las tendencias del diseño del momento que viven. Y mucho determina también su estilo de vida.