Estés al frente de un aula o no, la educación de los menores de edad es cuestión de toda la sociedad. Presta atención entonces a estas guías para formar jóvenes con libertad y conciencia de elección

1.Información: Quien no sabe es como quien no ve. Lo primero es conocer de qué hablamos cuando nos referimos a sexismo y explicárselo a los responsables de mostrarlo a los pequeños. Podemos contribuir a la conciencia de los infantes mostrándoles ejemplos sencillos de cuándo estamos en presencia de sexismo.

2.Conciencia: Antes de hablar, piensa siempre si no estás reproduciendo algún estereotipo de los que dañará para siempre la percepción del menor a tu cargo. Recuerda que con tus ideas puedes formarle conceptos negativos que llegarán a ser barreras para su modo de ser.

3.Enseñanza: Aprende a llamar la atención de los menores sobre lo que es importante para cada sexo. No se trata de estereotipar, sino de señalar el valor de ambas personas en las funciones de la vida. Enseña también que no todas las tareas que la sociedad exige a cada género deben convertirse en ataduras.

Publicado en CONSEJOS ÚTILES