Las redes sociales son una herramienta necesaria y de actualidad para cualquier empresa o negocio. La comunicación del siglo XXI es impensable sin una estrategia que contemple la gestión de Facebook, LinkedIn, Twitter y otras que han conducido al éxito a muchas organizaciones a nivel mundial.
La presencia en las redes digitales va ganando espacio en un mundo en el que las personas acceden, cada vez más, a contenidos publicados en la Web. Sin embargo, ante las sobrecargas de información y los nuevos modos de interacción, los contenidos visuales se han convertido en un recurso de gran valía.
El ser humano recuerda 80 por ciento de lo que ve, pero solo 20 por ciento de lo que lee, razón por la cual el contenido visual debe ser una pieza clave en las estrategias para redes sociales. Otros datos interesantes que explican la necesidad de utilizar el llamado marketing visual se asocian con que 90 por ciento de la información que llega al cerebro es visual, 79 por ciento de los usuarios escanean una página web y solo 16 por ciento lee palabra por palabra, más de 60 por ciento de los consumidores consideran hacer contacto con una empresa cuyas imágenes aparecen en los resultados de búsquedas locales y se puede decodificar el significado de un elemento visual en menos de una décima de segundos, según publica el porta digital www.postcron.com.

Publicado en CONSEJOS ÚTILES

Sin importar el giro, el mercado, la ubicación o su volumen de venta, todo negocio necesita MARKETING. De alguna forma u otra se hace, aunque en ocasiones no se identifique como tal. Anotar citas, llamar a la clientela, ofrecerle una bebida, realizar promociones y otras acciones de este tipo son parte de lo que conocemos como MARKETING. Aunque existen múltiples y variadas formas, proponemos cinco consejos que le pueden ayudar. 

Publicado en CONSEJOS ÚTILES

Con frecuencia, mujeres y hombres se encuentran sometidos a períodos de estrés en su entorno laboral. Las causas asociadas a esta problemática pueden ser muy diversas. Según especialistas en la temática, los factores más comunes están relacionados con el volumen y ritmo de trabajo, la falta de estímulos y la monotonía en el puesto, el miedo a perder el empleo, los elevados niveles de responsabilidad, la exposición a tareas insalubres o peligrosas, la falta de apoyo, el acoso por parte de los compañeros o superiores, la utilización inadecuada de las posiciones de poder, la falta de reconocimiento y las condiciones ambientales del lugar de trabajo.
Como resultado del estrés laboral, se derivan efectos negativos que, según investigaciones, se han segmentado en tres áreas fundamentales: Los fisiológicos, entre los que pueden aparecer aumento de la frecuencia cardíaca, tensión muscular y dificultad para respirar. Los cognitivos, como las preocupaciones, la dificultad para tomar decisiones y la sensación de confusión; y los efectos motores como hablar rápido, temblores o tartamudeo, entre otros.

Publicado en CONSEJOS ÚTILES