CONSEJOS ÚTILES (28)

Aunque la emancipación va más allá del dinero que tengamos en los bolsillos, la libertad tiene mucho que ver con la economía. ¿Qué puedes hacer en Cuba para no estar atada financieramente a nadie?

Muchas son las mujeres en Cuba que sostienen económicamente su hogar. Ya sea por salarios bien remunerados en grandes empresas del sector estatal como por negocios privados, el sexo femenino gana preponderancia en un mundo que antes era patrimonio exclusivo de los hombres. A la vez, siguen existiendo esposas que viven casi atadas a sus maridos porque dependen financieramente de ellos. Porque así lo escogieron o porque se lo impusieron la vida y las brechas de género que las destinan a las labores del hogar y cuidados familiares.
Pero, aun desde casa, ellas también pueden tomar el control. En un mundo que exige menos de la presencia de quienes trabajan en sus puestos, o apuesta más por la vida online, las mujeres están llamadas a explotar estas posibilidades con tal de ganar autonomía y empoderamiento. ¿Cómo? Muy sencillo. Evalúa primero tu situación y luego determina las posibilidades que tienes. No tienes que contar con todas las condiciones de trabajo desde el primer momento. Muchas irán surgiendo por el camino y las obtendrás apenas tengas los primeros resultados.

Sin importar el giro, el mercado, la ubicación o su volumen de venta, todo negocio necesita MARKETING. De alguna forma u otra se hace, aunque en ocasiones no se identifique como tal. Anotar citas, llamar a la clientela, ofrecerle una bebida, realizar promociones y otras acciones de este tipo son parte de lo que conocemos como MARKETING. Aunque existen múltiples y variadas formas, proponemos cinco consejos que le pueden ayudar. 

No pocos vericuetos encuentran las mujeres de esta isla para, económicamente hablando, llegar a fin de mes. Cual magas de los hogares, ellas tienen que innovar para que el cronómetro de sus carteras y bolsillos no marque 00:00.
Remesas familiares, realización de trabajos por cuenta propia, manutención por parte de terceros y distribución de los gastos en el seno de la familia son algunas de las soluciones que encuentran las cubanas.
Bien se arreglan madres, hijas, nietas y abuelas para ejercer la aritmética en una compleja cuenta donde se resta y divide por encima de sumas y multiplicaciones.
Sin embargo, solo en el quehacer cotidiano aprenden a administrar, distribuir y controlar sus finanzas y la de sus hogares, aun cuando en muchos núcleos sean hombres los proveedores por excelencia o quienes aportan los ingresos de mayor peso.

En la actualidad se habla mucho sobre la innovación, pues constituye un factor importante para el crecimiento de una empresa o negocio. Frecuentemente, se asocia con creatividad cuando de innovación se habla; sin embargo, no son la misma cosa. Mientras que la primera se limita a las ideas, la innovación supone resolver de formas diferentes y mejores los problemas y crear nuevas oportunidades. Sin embargo, la creatividad ha surgido como un elemento clave para dotar de valor diferencial a productos y servicios generados por las empresas y es a partir de ella que se desarrollarán procesos innovadores.
La innovación tiene que ver con renovación y cambio, es el resultado de un proceso creativo. En ese sentido, innovar implica realizar grandes cambios en la organización a nivel de producto/servicio, producción y/o distribución dirigidos a mejorar el modelo de negocio. Es un componente crucial para el crecimiento económico a largo plazo, ya que estimula la productividad y la competitividad de las empresas.

El contacto telefónico es, con frecuencia, el primero que se establece con la clientela y determina, en gran medida, la imagen de la institución que se muestra al exterior. Una atención personalizada, una voz agradable y una escucha activa predisponen de manera positiva y dan una impresión adecuada de la organización y de nosotros mismos a quienes nos escuchan.
En este sentido, de la actitud que se tome ante la comunicación telefónica dependerán los resultados obtenidos. Para que sea positiva se debe considerar que el interlocutor o interlocutora es lo más importante en ese momento y que no se habla con un aparato sino con una persona. Sin embargo, sucede que, muchas veces, al descolgar se hace con cierto nivel de distracción prestando atención al ordenador o el trabajo que se tiene sobre la mesa.
Una positiva actitud a la hora de la comunicación telefónica supone, en primer lugar, concentración pues la falta de atención es percibida por quien le escucha. En segundo lugar, es necesario relajarse pues descolgar el teléfono es abrir una puerta donde le imaginarán inmediatamente. Sonría pues la sonrisa es contagiosa y se ve a través del teléfono. Hable en tono normal y lentamente, le escucharán de la misma manera estando cerca o lejos y además su forma de expresarse debe ser nítida.

Página 1 de 6