Martes, 05 Junio 2018 14:25

Y La Habana fue arcoíris

La Jornada Nacional contra la Homofobia y la Transfobia pintó a la capital del país del color que acepta la diversidad.

Nunca todas las acciones serán suficiente para taladrar en la mente de quienes aún no aceptan la diversidad y asumen las posturas más discriminatorias, a medida que aumenta la propaganda educativa. Cualquier intento siempre es poco. Cualquier batalla siempre es mínima. Por eso hay que volver cada año con más fuerza y más ganas, con tal de que la inteligencia llegue allí, a donde los sentimientos y el instinto son incapaces de respetar el derecho ajeno.
Este 2018 no fue la excepción. Y la siempre esperada Jornada Nacional contra la Homofobia y la Transfobia estuvo dedicada a las escuelas y la inclusión dentro de estos planteles de cualquiera de las manifestaciones de sexualidad de los infantes.
Además de las actividades en cada pequeño espacio, la 11na Gala Cubana contra la Homofobia y la Transfobia reunió a artistas de diferentes géneros, países y escenarios.

Publicado en Buenas prácticas