Domingo, 24 Abril 2016 23:56

La Isla en manos de Indhira

Por  Mayra García Cardentey

Como coordinadora general de la multiplataforma Isladentro, Indhira Sotillo es la única mujer en Cuba que dirige un negocio privado vinculado a aplicaciones móviles.
Indhira Sotillo es una mujer emprendedora, "luchadora", como dicen en Cuba. Si fuera de otra forma, no lideraría hoy Isladentro, una multiplataforma desarrollada para teléfonos celulares. Si fuera de otra forma, no sería la única mujer en el país que dirige un negocio privado vinculado a aplicaciones móviles. Si fuera de otra forma, no hubiera pedido la palabra durante la ronda de negocios de empresarios nacionales con Barack Obama -durante la reciente visita del presidente norteamericano-, para demostrar su deseo de ser LA GUÍA cubana de referencia nacional e internacional.

Pero Indhira es una mujer emprendedora, de las que se agencia, a golpe de experiencias diversas y descubrimientos cotidianos, su propio presente y futuro profesional-empresarial.
Para ello, en sus 33 años, ha hecho de todo un poco. Estudió un técnico medio en Instrumentación y Control Automático, adquirió habilidades en Informática y se graduó como Licenciada en Contabilidad y Finanzas. Y más: cursó diferentes talleres de estilismo, marketing, comercio, economía… También puede comentar de variadas experiencias laborales. Fue cajera-pagadora de una empresa estatal, recepcionista en un hotel del Ministerio de Educación Superior y asistente de Contabilidad y especialista principal en una Consultoría Jurídica Internacional.
No hay caminos llanos para la culminación exitosa de ciertos proyectos y eso Indhira lo entiende bien.
Por eso, paralelo a algunos de sus trabajos, inició un camino hacia iniciativas privadas, que vería su primer proyecto con un salón de belleza que abriera en El Vedado, La Habana, por aquel efervescente 2011, cuando Cuba vivía el auge de nuevas formas de gestión económicas.
Al descubrir su espíritu empresarial, decidió dedicarse totalmente a un desarrollo profesional y económico independiente y fuera de las instituciones estatales. Aunque no fue precisamente el estilismo lo que la catapultaría en el sector privado del país.
De Guía Cuba a Isladentro
Fue precisamente en 2013 cuando se integró al todavía naciente mercado de las aplicaciones móviles desarrollado en y para Cuba. "Cuando llegó la propuesta a mis manos, se llamaba Guía Cuba. Desde que comprendí su esencia supe que quería hacer algo como eso. A mediados de 2013 empecé a trabajar como administradora y al frente del área comercial", recuerda.
Guía Cuba no duró mucho; a los seis meses el proyecto se disolvió por diferencias entre sus líderes. Parte del equipo emprendería una nueva propuesta, esta vez con Indhira al frente. Confiaron en ella y, tras el nombre Isladentro, el primero de diciembre del propio año surgía la multiplataforma informativa desarrollada para teléfonos inteligentes con sistema iOS y Android.
"Empezamos seis personas y hoy somos 21. Hemos crecido, madurado. Al principio solo reuníamos información de La Habana; en la actualidad contamos con representantes en 11 provincias", explica.
Isladentro se convirtió, pues, en una aplicación informativa de fácil uso que tiene como objetivo brindar una guía certera y rápida a las y los usuarios en cuanto a información y ubicación geográfica referente a todo lugar, establecimiento o información que pueda ser de interés.
Es entonces que, como coordinadora general, Indhira lidera un grupo interdisciplinario de jóvenes dispersos por todo el archipiélago, que abarcan diferentes áreas como el diseño, la programación y la gestión comercial.
Con una actualización mensual, una distribución gratuita disponible en más de 80 talleres y clínicas de celulares de la nación y un sitio web oficial que facilita el descargue de la app, Isladentro representa una microempresa creciente.
"Las y los gestores están todo el mes en la calle actualizando la información de la clientela que ya está y buscando clientes nuevos. Durante este tiempo, el trabajo del lado de acá compete a la labor
administrativa y de comercialización, la atención personalizada mediante correo electrónico o la página web, así como la actualización e interacción por las redes sociales", expone la joven.
¿Y quién realiza la mayoría de estas actividades?
La propia Indhira, quien desde sus conocimientos de contabilidad y marketing se desdobla como pulpo para acometer varias tareas a la vez.
Así ha sabido coordinar alianzas, especialmente en función de la distribución y promoción de Isladentro. "Tenemos un estrecho vínculo con La clínica del Celular -talleres de móviles-; son mi respaldo más grande. A diferencia de otros espacios, ellos solo distribuyen nuestra aplicación. También nos patrocinan; con ellos hacemos promociones en fiestas y eventos".
La empresaria insiste en el difícil escenario para la divulgación de este tipo de iniciativas en el país. "Acá es totalmente offline. La promoción dentro de Cuba es a mano y a pie, como decimos. Hay que pasar por cada uno de los talleres, dejar sueltos, marcadores, lo que tengamos".
Isladentro en manos de mujer
Para Indhira las metas han sido varias, pero la más difícil resultó empoderarse en un sector dominado por hombres. Ser la única mujer al frente de un emprendimiento de este tipo dice mucho de ella.
"He aprendido día a día. Y todavía estoy aprendiendo. Es difícil. Nunca había tenido la experiencia de dirigir a un equipo tan grande. Es un proceso diario. Los retos se presentan y los voy solucionando; me equivoco también. Aprendo y cambio la metodología, cuando algo no funciona. Si lo hago bien, mal o regular, hay que preguntarles a mis gestores. Pero en general estoy contenta con los resultados de todos y todas en el proyecto", agrega.
¿Cómo ha sido la interacción con los desarrolladores informáticos?
"Es la parte más complicada. He estudiado mucho. Es un monstruo por dentro. Cuando te insertas dices: ´qué es esto´. Los programadores tienen una paciencia infinita conmigo. Cuando se nos ocurre alguna idea a mí o a mi socio, lo único que hacemos es pintar garabatos en un papel, con cuadritos y flechitas. Y ellos deben llevarlos a códigos.
"Con el tiempo nos hemos complementado. Al principio era un proceso más complejo. Los programadores ven todo en líneas de códigos; nosotros lo pensamos como un negocio. Hoy, a veces, les pido cosas que ya ellos pensaron. Llevamos mucho tiempo trabajando juntos y nos conocemos. Somos una pequeña familia".
Ante un panorama cambiante y con el potencial escenario de mayor acceso a Internet con el consiguiente incremento de clientes extranjeros, Indhira y su equipo trazan estrategias para estar preparados. Quieren ser la aplicación preferida, LA GUÍA DE CUBA, como le manifestó a Obama.
La competencia ahí está y, si bien la joven empresaria no considera que sea tan tangible o exponencial como en otras áreas, la respeta.
"Por ella me levanto todos los días y trato de hacerlo cada vez mejor. Me tengo que superar; no me puedo dejar avasallar".
Retos quedan muchos, casi como al inicio. Indhira lo sabe. "Seguir trabajando" es su mejor fórmula para llevar adelante Isladentro, una aplicación que propone descubrir Cuba; que, desde el liderazgo de una mujer, te brinda, como el propio slogan lo promociona: "La Isla en tus manos".

Visto 520 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.