Buenas prácticas (31)

Ante la falta de trabajo remunerado para las mujeres rurales, campesinas y líderes de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) emprenden proyectos que garanticen la independencia económica femenina y rompan inequidades de género.
Cuando en 2010 Idelbis Dieppa comenzó a dirigir la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Sabino Pupo, en el municipio camagüeyano de Nuevitas, a 535 km de la capital, debió enfrentarse a la desconfianza machista por ser la única mujer en una de las cooperativas más improductivas de la zona.
Cuatro años después, la CCS tiene mejor rendimiento, sumó más de 30 asociadas y captará a otras cuando, a fines de año, se inaugure la florería, salón de belleza, lavandería y quesería surgidas por un proyecto de fortalecimiento de la agricultura suburbana que financia la organización internacional OXFAM.

Página 7 de 7