Buenas prácticas (24)

Viernes, 26 Febrero 2016 19:53

El "rincón" de los derechos

Por

No todas son malas noticias cuando hablamos de la protección legal a la presencia femenina en el sector no estatal. Algunos sitios privilegian las buenas prácticas, aunque amparadas más en la conciencia de quienes están al frente del negocio que en el respeto a la ley.

No sé si la magia está en que todas sean mujeres. Tal vez lo que rige tanto orden es el respeto y la buena comunicación, la mezcla de decencia y exigencia o la combinación de profesionalidad con disciplina. Mas, lo cierto es que en la cafetería de alimentos ligeros “El rincón del sabor”, la convivencia de sus trabajadoras es placentera. Parece que no hay lugar para las violaciones de los derechos laborales femeninos. 
Y es que no es verdad oculta que en cualquier ambiente, aunque existan leyes bien instituidas y sean de las más avanzadas, poco puede hacer la realidad ante las imperfecciones humanas. Más aún si se trata del todavía naciente sector no estatal cubano, que se consolida dentro de un ambiente permeado de desconocimientos e improvisaciones y simula a veces mirar de lejos el aprobado y renovado Código de Trabajo.

La industria cubana del ron, tanto en la producción fabril como en el consumo social, todavía resulta un entorno masculinizado y prejuicioso para las mujeres. Una directiva de una eficiente empresa occidental brinda experiencias

La historia se remonta a cientos de años atrás, cuando piratas, bucaneros y corsarios, para festejar el motín recién capturado, enjuagaban su dicha en barriles de ron. Desde entonces la imagen asociada al más exquisito elíxir figura en una masculinidad estereotipada de tipos malos, rudos y feroces. Ha sido una representación difícil de desarticular, todavía hoy en un adolescente siglo XXI.
Bien lo sabe Naivi Bravo Noa, directora de la Empresa de Bebidas y Refrescos de Pinar del Río. Esta deviene una nave compleja de maniobrar, toda vez que hoy se sigue pensando al sector licorero como un eslabón eminentemente patriarcal, desde su producción fabril, liderazgo comercial hasta el propio consumo social.
Ella trata de dislocar cualquier pensamiento esquemático. Su acción es la mejor palabra. Lidera una de las gerencias más activas en el ramo, con una producción mercantil que rebasa los 27 millones de pesos y la elaboración anual de unos tres millones 310.000 cajas de refrescos y 531.000 cajas de bebidas alcohólicas. Su tripulación, dividida en varias entidades, suma 519 trabajadores. No es tarea fácil.

Viernes, 18 Diciembre 2015 17:57

Empezar de cero

Por

La consagrada intérprete de rock-blues Beatrix López no teme a los emprendimientos. Luego de casi una década en la banda Tesis de Menta, ahora se lanza a su carrera en solitario con importantes temas del repertorio internacional y cubano.

Recomenzar es siempre una palabra para valientes. No todo el mundo se aventura a destruir el supuesto edén de comodidad y paz que nos acomoda en el ir y venir de los días. Y menos aún si ese nuevo camino al que nos lanzamos anda tan incierto como la fórmula de inventar el mañana. Pero volver a empezar siempre tiene una magia única.
Si alguien sabe de veredas estrenadas, esa es Beatrix López. Toda su vida ha estado signada por constantes reinvenciones. El carácter de esta mujer fuerte y segura de sí no anda deteniéndose a temer. Sabe siempre lo que quiere. Hacia ello va sin reparos; su personalidad no le permite obedecer más que sus deseos.Además, su elevado sentido de la ética, el compromiso y la entrega a las pasiones que la desvelan hace que todo sea más fácil, siempre que lleven el control las certezas emanadas de sus reflexiones y sentires.
Hoy, que esta vocalista irreverente apuesta por otro hacer sobre el escenario nada es diferente. A la vez, todo es distinto. Pero Beatrix se tiene a sí misma. Siempre ha sido así. Luego de casi una década conquistando corazones desde las letras y melodías de la consagrada banda de rock Tesis de Menta, ahora ha decidido -circunstancias de la vida mediante- iniciar su carrera en solitario, con todos los avatares que ese nuevo empeño le trae.

Lunes, 23 Noviembre 2015 20:09

Los frijoles de Teresita

Por

Para algunas personas de la tercera edad, emprendimiento no es másque ahorro. Disponer de su chequera de jubilación a su antojo es el síntoma más inequívoco de autonomía. Incluso, hasta llegan a desembolsar sus pequeñas sumas cuando a alguno de los retoños la planificación le juega una mala pasada, o cuando simplemente no planifican, que bien se sabe que es esa una de las manías de las nuevas generaciones.
Ellas, orgullosas, disponen de su capital acumulado para aliviar la inquietud de su descendiente. Al fin y al cabo, se supone que a esa edad las urgencias monetarias sean pocas, con excepción de algún asunto de salud de los que pueden llegar a veces y casi siempre suelen correr a cargo del resto de la familia.
Otras ancianas aún disfrutan de «comprarse sus cositas» (frase con la que suelen describir el ir y venir de sus caprichos). Adquieren sus chucherías de comida, consiguen uno que otro producto de primera necesidad y hasta luchan por ese último modelito que «no es solo para jovencitas».
Parte de ese segundo grupo es Teresita, mi abuela. Y aunque debe constar que pretendí ir más lejos en busca de mi emprendedora de la tercera edad, y hasta planifiqué para conversar con las ancianas que se llegan hasta la calle 23 a ofrecer los productos nacidos de su creatividad… razoné un poco más y no pude. ¿Cómo salir a buscar por ahí lo que tan bien logrado tengo en la familia?

Lunes, 26 Octubre 2015 14:34

Una mujer mueve los controles

Por

Detrás del escenario, desde el fondo oscuro de la sala, del lado de allá de la cabina… una mujer tiene el control. No importa que la historia de la Ingeniería de Sonido ubique siempre a un hombre al mando. Ella no cree en estereotipos. Nunca ha creído. Siempre se sintió capaz y segura de sí misma como para conquistar cualquier meta lejana, de esas que cualquiera vería como un imposible de los más descabellados. Porque Rebeca Alderete casi se burla de cualquier convencionalismo.
Ecualiza su vida con la misma destreza con la que mueve los controles del audio de cualquiera de las bandas que solicite su talento. Graba a diario el CD de su existencia con semejante confianza a la que la guía en sus sesiones en los Estudios Abdala con el cliente de turno. Para eso hay carácter. Para eso hay capacidad. Ni siquiera al volante sabe ceder el rumbo de su vida. Maneja con la misma valentía con la que un chofer profesional enfrentaría la pista más arriesgada. Porque esta joven de 34 años ostenta un todo incluido que cualquiera admiraría.
Y son varios los proyectos propios que tiran a diario de sus rutinas cargadas de adrenalina y decisiones trascendentales. Pero cuando está tras las consolas de audio, nada más cautiva su atención. Nadie mejor que ella para exigirse lo máximo.