Buenas prácticas (24)

Lunes, 30 Octubre 2017 02:21

¿Qué juguetes comprar hoy?

Por

Cuando las mujeres y los hombres en Cuba deciden (o les ocurre) la llegada de un descendiente, piensan inmediatamente en cuestiones materiales. Entre estas casi siempre sobresalen los elementos que componen la canastilla y que, además, tienen un significativo peso en la economía cubana: la cuna, los pañales, los culeros desechables…
Sin embargo, no es hasta la evolución de los infantes que madres y padres comienzan a ocuparse de un eslabón importante durante la infancia, tanto desde el punto de vista lúdico, como del desarrollo psicosocial y psicomotor de chicos y chicas: los juguetes.
Los juguetes en Cuba están entre los productos más subestimados y sobrevalorados a la vez. Aunque parezca o sea una contradicción en sí mismo, este hecho se sostiene en la falta de producción nacional, la marcada presencia de importaciones en las cadenas de tiendas recaudadoras de divisas los elevados precios en que estos son ofertados a la población.
Quienes tienen hijos o hijas poseen las historias más insólitas en cuanto a la búsqueda y adquisición de los juguetes. Estas van desde la variedad de precios de un mismo elemento de un establecimiento a otro, hasta los meses y meses en que estantes y vidrieras permanecen vacíos por el desabastecimiento.
No obstante, más allá de la permanencia física de estos y de su disponibilidad o acceso, está la pregnancia que tienen en la niñez.

Viernes, 29 Septiembre 2017 14:11

Soñar en grande desde una cooperativa

Por

Cuando empezó a "lavar y planchar para la calle", hace ya unos años, Daisy Delgado estaba muy lejos de pensar que se convertiría poco después en la presidenta de la primera y hasta ahora única cooperativa de personas naturales que ha apostado por el servicio de lavandería y atelier en la capital cubana.
Diseñar y promover la cooperativa Dajo fue un proyecto que ella ideó, propuso y finalmente prosperó desde la iniciativa personal y el apoyo familiar, hasta convertirse en realidad.
Pero antes debió transitar su propio camino, desde que se lo jugó todo con la decisión de dejar su estable puesto en una entidad estatal para irse al sector privado, a una actividad de menor calificación.
"Me impulsó, sobre todo, la necesidad económica y me decidí a probar suerte", cuenta Delgado a SEMlac.
Empezó así como trabajadora contratada, lavando y planchando para otro, que era el verdadero dueño del negocio. Cuando pudo, tiempo después, se compró su lavadora, se independizó y armó su propio lavatín en su casa, en la Habana Vieja, municipio donde se enclava el centro histórico de la ciudad.

Mariaelena Francia Reyes asume que ser positiva ante la vida es la fórmula idónea para emprender un proyecto. No encuentra mejor razón, tal vez porque conoce bien los senderos y laberintos de la mente humana.
Con una bata blanca y detrás del buró estuvo hasta hace poco recibiendo pacientes y manoseando historias clínicas; ejerciendo la profesión que comenzó desde niña entre muñecas y juguetes con los que practicaba la labor de médica.
Su pasión la inició en la pediatría para luego elegir psiquiatría infantil, especialidad que concluyó en el año 1989 luego de una misión al surafricano país de Etiopía. Por más de tres décadas no hubo oficio que supiera mejor que el de indagar en los trastornos de la psiquis y brindar ayuda a niños y padres que asistieron a sus consultas. Sin resistirse a abandonar su carrera se contrató nuevamente luego de la jubilación aunque sus ansias tendrían las horas contadas.

Desde proyectos socioculturales y emprendimientos económicos con impacto local, cubanas de generaciones diversas impulsan espacios e iniciativas de transformación social.
Para la educadora popular Carla López, no es casual que las mujeres protagonicen el trabajo comunitario y que la equidad social sea una constante en experiencias socioculturales y productivas.
"Ellas han desarrollado históricamente el trabajo comunitario y saben aprovechar la fuerza organizativa acumulada en todos esos años", declaró López a SEMlac, durante la Feria de gestión popular y solidaria de la vida, realizada en La Habana el pasado 12 de enero.

La feria formó parte del 12 Taller Internacional sobre Paradigmas Emancipatorios "Berta Cáceres Vive", celebrado en la capital cubana del 10 al 13 de enero, coordinado por el Grupo América Latina: Filosofía Social y Axiología (Galfisa), del Instituto de Filosofía, y el Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr. (CMMLK).
Activistas, representantes de organizaciones e intelectuales de América Latina y el Caribe analizaron los nuevos escenarios de dominación en los territorios y los retos de la emancipación desde los movimientos populares. En la Feria se presentaron más de 20 experiencias de la capital del país y las provincias Mayabeque y Las Tunas.

Lunes, 26 Septiembre 2016 17:31

El diseño abandona estereotipos

Por

En algunos pasajes de la Semana de la Moda de La Habana se trocaron los roles típicos de hombre y mujer. Todo por la creatividad de quienes sueñan los diseños. Sería bueno creer que también por los nuevos aires de igualdad de ciertos ámbitos contemporáneos.

Nada de azules para hombres y rosados para mujeres. Adiós a las pamelas para las muchachas y sombreros para los muchachos. Esta vez no fueron sayas para ellas y pantalones para ellos. En la Semana de la Moda de La Habana, con el tema Artesanía e Identidad, muchos de los estereotipos del vestuario, marcados por el género, quedaron al olvido.
No es de extrañar que existan personas en el mundo de la creación que se burlen de los cánones de siempre. La historia tradicional va quedando atrás en algunos de los ambientes que habitamos y el mundo vuelve a llenarse de otros probables estilos, sin costuras estrechas ni dobladillos mentales. Más en el caso de una buena parte de los jóvenes cubanos, tan prestos a incursionar en cuanto de novedoso se les presente.
Tal vez por esa idiosincrasia de aventureros, durante los cinco días de esta edición para ponerse al tanto de cuanto se mueve en el mundo del diseño del vestuario cubano, las pasarelas vieron desfilar a muchachos orondos con sus pareos sobre las trusas y hasta pamelas rosadas en combinación con sus trajes de baño. ¿Quién se resiste a tal desafío? El cuello y la corbata ya son cosa del ayer para quienes entienden que estas piezas tradicionales no se requieren para reforzar la masculinidad. También porque ese concepto arcaico de masculinidad quedó un poco al olvido para enaltecerlo con otras ideas complementarias más vitales y enriquecedoras.

Página 1 de 5