Cubanas de diversas edades, orígenes, orientación sexual, color de la piel y ocupaciones reafirmaron su compromiso contra la violencia machista durante una acción feminista por la igualdad de género, en la tarde del 6 de diciembre, en la capital cubana.
Bajo el signo de la complicidad y sin formalismos, la cita tuvo lugar en el taller Ciclo EcoPapel, en La Habana Vieja, un proyecto personal y económico ideado por Yuyú, Yunairi Estrada Carpio, la dueña y creadora del taller que produce artesanalmente papel reciclado para empresas y negocios privados, además de productos a pedido.
Ella es una de esas mujeres que inspiran a otras mujeres y aparece entre las ocho historias de cubanas emprendedoras de Inspiradoras II, un juego de dos folletos hechos a muchas manos, con entrevistas, fotos y frases que invitan a pensar y actuar en favor de la autonomía de las mujeres.
Inspiradoras es una iniciativa que reúne a varias organizaciones e instituciones cubanas con una propuesta para el posicionamiento de los derechos de las mujeres cubanas y la igualdad de género en la agenda pública e institucional.
El proyecto, con apoyo de Oxfam y la Embajada de Canadá en Cuba, apuesta por visibilizar las experiencias de cubanas que rompen estereotipos, conquistan y ejercitan sus derechos, construyen su futuro y son referentes motivadores para otras mujeres.
Como resultado, Inspiradoras ha creado una serie de productos bajo ese nombre, como una carpeta de mujeres en resiliencia, dos juegos de folletos sobre otras que emprenden, una agenda y un conjunto de tarjetas especialmente dirigidas a las jóvenes y adolescentes.
Esos y otros productos fueron presentados en el taller de Yuyú, quien produjo parte de estos materiales, concebidos con la ecología y preservación de los recursos naturales.
“Todas ellas, las entrevistadas para esta serie, están generando el cambio por la igualdad desde sus espacios de vida y trabajo”, apuntó la periodista Sara Más, una de las participantes en la experiencia colectiva.
El equipo creativo de la serie reunió a integrantes del Grupo de Investigación Filosofía Social y Axiología en América Latina y el Caribe (Galfisa), del Instituto de Filosofía; las agencias de información Inter Press Service y Servicio de Noticias de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) y la Editorial de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas, así como profesionales del diseño y la edición.

El encuentro permitió el intercambio, también, con mujeres de varios países del continente que se articulan con la nación caribeña en la lucha contra las violencias machistas, desde un compromiso personal y también desde campañas de bien público.
Tamara Roselló, desde la cubana “Evoluciona”; la boliviana Shadé Mamani con “Actúa” y la colombiana Keissy Restrepo a partir de su experiencia en “Parece normal pero es violencia” contaron algunos hitos de esas campañas que se articulan al esfuerzo regional “Basta”, cuya coordinadora, la canadiense Sandrine Muir, dijo que todas buscan desmontar imaginarios y comportamientos que siguen reproduciendo y sosteniendo la violencia.
Como espacio de construcción colectiva, se unieron a la velada de reflexión e intercambio La Reina y La Real, dúo cubano de rap que en esta Jornada por la No Violencia hacia las Mujeres han puesto a circular con fuerza su propuesta “No soy tu marioneta”, una canción que revindica la autonomía de las mujeres y habla de forma directa sobre la necesidad de no admitir la violencia machista.
Desde otras expresiones del arte, el patio del taller Ciclo EcoPapel acogió la exposición fotográfica itinerante Ciudad que evoluciona, de la joven Ana Lorena, quien recoloca el color naranja en espacios de La Habana propicios para la ocurrencia de la violencia machista.
También se apreciaron materiales audiovisuales producidos por “Evoluciona” que remarcan con sus mensajes la necesidad de desnaturalizar diversas variantes del acoso en lugares públicos como expresión de la violencia sexista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *