Por la redacción

Cuando la pasión no garantiza todas las necesidades materiales, hay que cubrir las urgencias con un empleo que nos sostenga. ¿Cómo conseguir el equilibrio entre ambos trabajos y seguir viviendo una vida casi normal?

  1.  Flexibilidad vs Rigidez: Si uno de los dos empleos exige de ti un horario estricto de entrega, el otro trabajo que escojas no puede tener la misma característica. Deja claro con el segundo empleador los límites de tiempo en los que estarás disponible y los que están reservados solo para ti.
  2. Neuronas vs Facilidad: Toda actividad requiere sapiencia y sacrificio en algún grado. Pero si consigues combinar dos empleos que no demanden de ti la misma cantidad de pensamiento, todo fluirá mejor. Sobre todo, si se trata de labores intelectuales, en las que resulta agotador tener que razonar con igual exigencia en ambos empleos.
  3. Diferencia vs Similitudes: Esta elección depende de ti. Pero está demostrado que alternar dos actividades completamente diferentes puede tener resultados más satisfactorios. Primero, porque divides tu mente en dos y no estás todo el tiempo en el mismo campo del saber. Y, además, porque lo que aprendas en un espacio te sirve para el otro, sin que tengan que reñirse los conocimientos.
  4. Prioridades vs Necesidades: No todo puede hacerse a la vez. Por eso es importante que recuerdes ordenar en una lista qué es lo más urgente. Así evitarás incumplimientos o tensiones.
  5. Mañana vs Ahora: Aprovechar el tiempo es vital para conseguir quedar bien con todas las demandas. Si dejas acumular las tareas, acabarás fallando o con demasiado trabajo acumulado.
  6. Imprescindible vs Desplazable: También se aplica esta filosofía al hogar. Las ocupaciones deben dividirse entre las que son siempre necesarias y las que pueden esperar al fin de semana. No es vital para el día a día limpiar la casa, pero sí lavar la ropa. Y hacerlo poco a poco ahorra tiempo.
  7. Descansos vs Permisos: Si solo reposas cuando te enfermas, es momento de encender las alarmas. Entre cada obligación hay que organizar salidas y recreaciones a tu modo. Ya sea leyendo un libro o disfrutando una comida o película en casa, descansar ayuda a trabajar mejor.
  8. Elección vs Casualidad: Elige bien cuál será tu segundo empleo. Aunque no tribute directamente al cumplimiento de tus sueños, es muy útil que encuentres uno que te aporte alguna experiencia para lo que deseas hacer. Así aprovecharás más el tiempo y te sentirás más a gusto.
  9. Alimentación vs Desorden: Una nutrición adecuada garantiza el éxito del trabajo. Como las jornadas serán más cargadas, podría resultar difícil alimentarse con eficacia. También es importante comer con medida e inteligencia, priorizando los alimentos que den energía. Y no abusar de los energizantes.
  10. Todo vs Algo: Recibir el apoyo en casa es esencial para conseguir llevar dos empleos. Pero es necesario saber delegar. De lo contrario, en el intento de poder con todo, no llegaremos a nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *