Portada

Mariaelena Francia Reyes asume que ser positiva ante la vida es la fórmula idónea para emprender un proyecto. No encuentra mejor razón, tal vez porque conoce bien los senderos y laberintos de la mente humana.
Con una bata blanca y detrás del buró estuvo hasta hace poco recibiendo pacientes y manoseando historias clínicas; ejerciendo la profesión que comenzó desde niña entre muñecas y juguetes con los que practicaba la labor de médica.
Su pasión la inició en la pediatría para luego elegir psiquiatría infantil, especialidad que concluyó en el año 1989 luego de una misión al surafricano país de Etiopía. Por más de tres décadas no hubo oficio que supiera mejor que el de indagar en los trastornos de la psiquis y brindar ayuda a niños y padres que asistieron a sus consultas. Sin resistirse a abandonar su carrera se contrató nuevamente luego de la jubilación aunque sus ansias tendrían las horas contadas.

Jueves, 24 Agosto 2017 02:23

Dos caras de la misma moneda

Por

Teresa y Ana son dos mujeres con varias condiciones en común: decididas, emprendedoras, que luchan por alcanzar sus sueños sin levantar los pies de la tierra.
Ellas no se conocen, ni siquiera por terceras personas. Una vive en Matanzas, la otra en Pinar del Río. También tienen edades distintas. Pero la peluquería, las ganas de hacer bien y las circunstancias han hecho que Teresa y Ana figuren juntas en este trabajo, como dos caras de la misma moneda.

Creatividad y reciclaje parecen ser las palabras de orden en Vintage Bazar, un breve espacio abierto a la imaginación y al mercado de las luminarias en la capital cubana, en medio del reciente panorama de la iniciativa privada que crece en la isla caribeña. Su creadora es Gretel Serrano Abascal, una joven actriz que hace unos años permutó la escena teatral por la terraza de céntrico apartamento, donde hizo germinar su proyecto: una tienda de lámparas que se distingue por la exclusividad.
Allí las piezas son únicas: nacen de la transformación de cualquier objeto cotidiano, del encargo de algún cliente o de la imaginación del equipo creativo que da vida a las lámparas e intenta complacer cada pedido desde que Vintage Bazar abrió sus puertas, en febrero de 2015, en la céntrica avenida 23, entre 8 y 10, en el Vedado.
"Pensé en una tienda porque era algo que, dentro del marco legal, se podía hacer", cuenta Gretel mientras recuerda los inicios que la llevaron a buscar y reformar, con los recursos del patrimonio familiar, un local donde ubicar la venta.
El proyecto había surgido en comunión con un amigo que se dedica a hacer lámparas; pero él, finalmente, no pudo quedarse. Entonces muchas de las ideas de Gretel empezaron a crecer.
"Yo pensaba dedicarme a las relaciones públicas, me veía cotizando y vendiendo, no tanto como creadora. Pero siempre tuve un gran fanatismo por la luz y ahí empecé a crear mis propios diseños".
No niega que algunas veces dudó o la invadió el temor a fracasar. Era la primera vez que asumía un proyecto de este tipo, completamente nuevo para ella, lo que significaba también lanzarse a lo desconocido arriesgando las finanzas de la familia.

Jueves, 24 Agosto 2017 02:18

Lento, ¿pero aplastante?

Por

Aunque todo comienzo lleva su pausa para mirar un poco a lo que se ha hecho, es peligroso cuando el detenimiento lleva consigo algún retroceso, al menos aparente, y quién sabe si formal. ¿Cuál es el problema ahora?, se preguntan las personas cuando se les detiene, en medio de su diario bregar, y se les dice "Hasta aquí", "Ahora no puede ser", "Estamos revisando lo que haces"… y ya no hay más razones para entender a qué se debe tal parada. Entonces la revisión tiene sus consecuencias.
Y más si se trata de un asunto novedoso, en el que aún no parecen estar todas las cartas sobre la mesa, como es el caso del cuentapropismo y el cooperativismo no agropecuario en Cuba. Queda mucho por definir, y eso se sabe. Por eso preocupa tanto esta pausa que no tiene fecha fija de volver a andar y que aún no se sabe en qué puerto detendrá nuevamente sus andanzas.

Las redes sociales son una herramienta necesaria y de actualidad para cualquier empresa o negocio. La comunicación del siglo XXI es impensable sin una estrategia que contemple la gestión de Facebook, LinkedIn, Twitter y otras que han conducido al éxito a muchas organizaciones a nivel mundial.
La presencia en las redes digitales va ganando espacio en un mundo en el que las personas acceden, cada vez más, a contenidos publicados en la Web. Sin embargo, ante las sobrecargas de información y los nuevos modos de interacción, los contenidos visuales se han convertido en un recurso de gran valía.
El ser humano recuerda 80 por ciento de lo que ve, pero solo 20 por ciento de lo que lee, razón por la cual el contenido visual debe ser una pieza clave en las estrategias para redes sociales. Otros datos interesantes que explican la necesidad de utilizar el llamado marketing visual se asocian con que 90 por ciento de la información que llega al cerebro es visual, 79 por ciento de los usuarios escanean una página web y solo 16 por ciento lee palabra por palabra, más de 60 por ciento de los consumidores consideran hacer contacto con una empresa cuyas imágenes aparecen en los resultados de búsquedas locales y se puede decodificar el significado de un elemento visual en menos de una décima de segundos, según publica el porta digital www.postcron.com.